Los 27 mejores juegos para beber con amigos

·15 min de lectura
Photo credit: Vladimir Sukhachev - Getty Images
Photo credit: Vladimir Sukhachev - Getty Images

Una ronda rápida de 'Verdad o reto', unas preguntas de 'Trivial'... nos encanta la diversión en grupo. Y seguro que a ti, también. Aunque durante una época nos acostumbramos a los juegos para beber 'online', ha llegado el momento de volver a juntarse. Por eso, queremos recomendarte otros para que puedas entretenerte cuando falten sólo 45 minutos para que llegue el taxi, o si te estás preparando una gran fiesta. Eso sí, recuerda hacerlo de forma responsable y segura. Que nos conocemos.

Los mejores juegos para beber con amigos

Back to back

Dos personas del grupo se ponen espalda con espalda, con las bebidas en la mano. El resto del grupo les hace la pregunta "¿quién es más probable que…?" y se añade algo más (que se atreva a saludar a un desconocido, por ejemplo). El que crea que es el más probable, bebe. Si solo es uno, este hace la siguiente pregunta. Pero si son ambos, los dos tienen que volver a beber.

Roxanne

Este es genial si buscas algo sencillo. Literalmente, pones la canción 'Roxanne' de The Police y bebes cada vez que escuchas la palabra "Roxanne". Así de fácil.

Hay más opciones. Otras canciones con las que este juego funciona bien son 'WAP' de Cardi B y Megan Thee Stallion, 'Girl on Fire' (bebe cuando oigas la palabra 'girl') de Alicia Keys o 'Hey Ya' de André 3000. ¿Lo prefieres en versión española? Te recomendamos 'La, La, La', de Massiel, una de las 20 mejores actuaciones de Eurovisión. Imaginamos que entiendes por qué.

Photo credit: Vevo
Photo credit: Vevo

Monedas (o El duro de toda la vida)

Un clásico entre los clásicos y, sin duda, la razón por la que constantemente oyes canciones sobre dinero en tu mente mientras estás con tus amigos en el bar. El juego es superfácil: esencialmente te turnas para intentar hacer rebotar una moneda contra la mesa para que acabe en el interior de un vaso (que no sea muy largo). Si fallas, pasas la moneda a la siguiente persona; si consigues meterla, decides quién bebe por ti. Y, si logras la friolera de tres monedas seguidas puedes inventar una nueva regla. ¡El poder será tuyo!

Paranoia

Puede que con este juego de nombre tan explícito no consigas hacer muchos amigos, la verdad... pero con él todo el mundo disfruta. Los jugadores se turnan para susurrar una pregunta a la persona de su derecha. Esta debe decir su respuesta en voz alta, teniendo en cuenta que el resto de los participantes no ha oído la pregunta. Por ejemplo, la pregunta podría ser: "¿A cuántas personas de esta sala has besado?", y la respuesta dicha en voz alta podría ser: "Dos".

Si uno de los jugadores no aguanta el suspense y quiere saber cuál era la pregunta, tiene que beber para saberla. Incluso las personas más tranquilas suelen caer al menos una vez.

Hay una versión más salvaje de 'Paranoia' y se llama 'Paranoia de la Persona', en la que la respuesta a la pregunta tiene que estar relacionada con una persona de la sala, y la persona que responde a la pregunta tiene que señalar a esa persona. ¿Quieres saber cuál era la pregunta? Bebe. Te engancharás a este juego seguro, pero no te olvides de que beber alcohol todos los días es malo.

Photo credit: Giphy
Photo credit: Giphy

Pato confuso

Este juego, que es antiguo pero muy bueno, es ideal para jugar en cualquier sitio, ya que no requiere nada más que la voz. Sentaos todos en círculo y decid "pato confuso" a la persona de vuestra izquierda.

Continuad el patrón hasta que alguien decida decir: "¿Es él?", a lo que el jugador de su derecha tiene que responder "pato confuso", y entonces el juego sigue en la dirección opuesta con todos diciendo "pato confuso" hasta que alguien diga "¿es él?" de nuevo. Entonces, la dirección cambia y se vuelve a decir "pato confuso". ¿Lo has entendido? Cada vez que alguien se equivoque, tendrá que beber. Sucederá más de lo que imaginas…

Pila de vasos

Coloca un montón de vasos en el centro de una mesa (más o menos el doble de personas que juegan), todos con un par de centímetros de alcohol, aparte de dos vasos. Poneos alrededor de la mesa, con dos pelotas de ping pong situadas a una distancia equidistante (de modo que si sois diez, el jugador uno y el jugador cinco tienen una pelota cada uno).

Empezando por el jugador uno y el jugador cinco (que también tienen las copas vacías), se turnan para hacer rebotar la pelota en la mesa y en la copa (un rebote y luego tiene que entrar en el vaso). Si no lo consiguen, tendrán que beber y apilar esos vasos, y pasar el turno a los dos siguientes jugadores. Ojo, porque el día después puede ser criminal y quizá necesites algunos trucos caseros para aliviar la resaca.

¿Dónde está el agua?

Si soportas bien el tequila y sabes 'farolear' como una campeona, este es tu juego. Es parecido a la ruleta en la que se alinean varios vasos de chupito y se llenan algunos con bebidas alcohólicas blancas (el vodka y la sambuca también funcionan bien) y otros con agua. Cada jugador tiene que elegir por turnos una bebida y un chupito, y decir "¡mmm, agua!" con su voz más convincente. Si les llamas la atención y dices que están mintiendo, y tienes razón, se beben otro, pero si te equivocas, el chupito corre de tu cuenta.

Photo credit: Giphy
Photo credit: Giphy

Twister (con copas)

Este juego es el famoso Twister... pero en versión para adultos. Las únicas reglas son que tienes que estar ligeramente achispada antes de jugar, y cada vez que te caigas, tienes que tomar un trago. No hay nada más divertido y caótico que jugar a esto después de unos cuantos vinos con tus mejores amigos, sobre todo si se trata de winabis (vino verde de marihuana).

Así que, la próxima vez que planees disfrutar de una noche de chicas, desempolva tu vieja alfombra del desván o compra una barata en eBay.

Picolo

Por supuesto que hay una aplicación de juegos para beber, estamos en el siglo XXI. De descarga gratuita, se llama Picolo y tiene una versión estándar y otra más intensa. Debes introducir el nombre de cada jugador y la app establecerá diferentes retos. El que no los cumpla, tendrá penalización (tomar uno o varios tragos, claro).

Bob

La única regla de este pequeño juego es que debes añadir el nombre Bob al de cualquier persona cuando te dirijas a ella. Por ejemplo, en lugar de decir: "Sara, ¿puedes servirme otro chupito?", tendrías que decir: "Bob Sara, ¿puedes servirme otro chupito?".

Puede parecer básico, pero nos apostamos lo que quieras a que fallarás al menos una vez. Entre todos decidís qué cantidad de alcohol se toma cada vez que se cometa un error.

El juego de los nombres

Ya que hablamos de nombres, aquí tenemos otro juego para tu repertorio, y esta vez se basa en tu conocimiento de los famosos. Para empezar, uno de los participantes dice el nombre de alguno, y luego el siguiente tiene que decir el de otra persona famosa cuyo nombre empiece por la primera letra del apellido de la otra persona (vale, hemos dicho mucho la palabra "nombre", pero es que así se juega).

Por tanto, si el jugador uno dice Taylor Swift, podría seguir con Seth Rogen, y la siguiente persona podría decir Reese Witherspoon. ¿Cuándo bebes? Si no te sale un nombre inmediatamente, es el momento. Y ten cuidado, porque si te falla la memoria y te emborrachas, es probable que al día siguiente sufras un 'blackout' (el clásico "no me acuerdo de nada", para entendernos).

Photo credit: Giphy
Photo credit: Giphy

Maestro de tareas

Este es el juego perfecto si estás en una fiesta con gente que no conoces o para calentar motores antes de salir de casa. Juega una ronda de 'Piedra, papel o tijera' para decidir quién va a ser el maestro de ceremonias. Una vez designado, este puede desafiar a alguien del grupo a hacer algo. Regla: cuanto más incómodo y embarazoso sea, mejor.

Por ejemplo, la persona que da las órdenes puede retar a alguien a poner un acento al azar y no cambiarlo durante toda la noche. Si la persona designada para la tarea se niega, tiene que beber. Si la tarea sigue adelante pero sale mal, tendrá que tomarse la mitad de la bebida. Si cumple el reto, todos tienen que beber, y el retado se convierte en el retador, y así sucesivamente.

Cerveza pong

¿De verdad que es necesario explicar qué es el cerveza pong? ¿No? Pues lo haremos de todos modos. Crea un triángulo con 6 copas medio llenas (de vodka, ginebra, vino, cerveza (si te ayuda, se ha comprobado que beber cerveza mejora tu salud) en los extremos opuestos de una mesa, en formación 3-2-1, y luego divide a la gente en dos equipos, cada uno en un extremo.

Los jugadores se turnan para lanzar una pelota de ping pong a una de las copas de sus oponentes; si cae, hay que beber el contenido y retirar la copa de la mesa. Si tu equipo se queda sin vasos antes, pierdes. Lo sentimos.

Photo credit: Sony Pictures
Photo credit: Sony Pictures

Seises

Necesitarás un dado y seis vasos de distintos tamaños, que pueden ser desde los de chupito hasta esa taza enorme en la que tienes que usar dos bolsitas de té. Cada vaso se corresponde con un número diferente en el dado: los jugadores lo tiran y luego tienen que beber el contenido del vaso que se les haya asignado.

Un consejo: añade algo que rebaje el alcohol en los vasos más grandes o no duraréis mucho.

Titanic

Coge un vaso, llénalo de cerveza, vino o lo que te apetezca, y colócalo en el centro de la mesa. A continuación, coge otro, pero de chupito vacío y colócalo en el que contiene líquido para que flote. Cada jugador debe verter una pequeña cantidad de su bebida en el vaso de chupito. El que lo hunda, tiene que tomarse todo. Mucha suerte.

Vaso de la suerte

¿Conoces esos vasos rojos de plástico que salen en todas las películas americanas de adolescentes? Se llaman 'Solo cups' y son perfectos para esto. Se trata de un juego en equipo, en el que dos grupos se colocan en lados opuestos de una mesa o mostrador, con un vaso lleno delante de cada jugador.

Los primeros jugadores de la fila compiten para acabar la bebida lo antes posible y luego colocan sus vasos vacíos boca abajo en el borde de la superficie. A continuación, tienen que dar la vuelta a sus vasos, lo que no es tan fácil una vez que se han tomado unos cuantos, y entonces el siguiente jugador de la fila tiene que hacer lo mismo. Se trata de un relevo, así que el primer equipo que llegue al final gana.

Yo nunca

El juego 'Yo nunca' es una forma estupenda de conocer a mucha gente, probablemente demasiada, en poco tiempo. Si no estás familiarizado con las reglas, básicamente es decir "Yo nunca he hecho..." como prefijo de una frase, y todos los que lo han hecho tienen que beber un trago.

Empieza con temas suaves como la comida o los viajes, y luego pasa a cosas más "interesantes" (actos sexuales, básicamente).

Photo credit: Giphy
Photo credit: Giphy

El báculo del mago

Vale, es un juego complicado, y nunca te aconsejaríamos que lo hicieras, pero tenemos que hablarte de él porque el concepto es divertidísimo. Se trata de consumir cualquier bebida que venga en una lata, y luego pegar las latas para crear tu propio (lo has adivinado) báculo de mago, también conocido como "la fuente de todo tu poder de embriaguez".

La persona con el báculo más grande gana, pero si alguien llega a las diez latas (de nuevo, insistimos, no lo intentes en casa), se convierte automáticamente en el Mago Blanco, y cualquier otro que llegue a las diez después que él tiene que batirse en duelo (o esencialmente, golpear sus báculos hasta que uno de ellos se rompa) para luchar por la corona. En resumen, Harry Potter no tiene nada que ver con esto.

Jenga para bebedores

Invierte en un juego de 'Jenga' (por ejemplo, el 'Jenga' de Hasbro lo tienes en Amazon) y escribe una regla diferente en la parte superior de cada bloque de madera. Cosas como "toma dos tragos de tu bebida", "tómate un chupito" o "besa a la persona que está a tu derecha" funcionan bien, pero puedes ser tan salvaje o discreta como quieras. Cuanto más juegues, más borracha estarás y más torpe será tu juego.

Mayor o menor

Sentaos en círculo y poned una baraja de cartas de póquer boca abajo. El jugador que hace de 'croupier' tiene que colocar una carta boca arriba y la persona que hay a su izquierda debe adivinar si el siguiente número será mayor o menor (la jota, la reina, el rey y el as son los más altos).

Si acierta, el 'croupier' debe beber y le toca jugar a la siguiente persona a la izquierda. Si se equivoca, tendrá que asumir el papel del 'croupier'.

Viaja en autobús

Se colocan 15 cartas boca abajo en forma de pirámide sobre la mesa (una arriba, seguida de dos abajo, tres, cuatro y finalmente cinco). El jugador da la vuelta a una de las cinco cartas de abajo y luego debe elegir una de las cuatro de arriba al azar, diciendo si será más alta o más baja. Por ejemplo, primero da la vuelta a un cinco y dice "más alto", antes de elegir una carta de la fila de cuatro. Si es más alta, sigue jugando hasta llegar a la carta de arriba. Si falla, tiene que beber tantos dedos de su bebida como filas le queden por completar. Sustituye las cartas utilizadas por otras de la baraja y pasa al siguiente jugador. Sigue así hasta que todo el mundo haya ganado (o esté lo suficientemente borracho como para no volver a intentarlo).

Carta en equilibrio

Tienes que colocar un vaso vacío en el centro de la mesa, donde todos los jugadores puedan alcanzarlo, y llenarlo con la bebida que quieras. A continuación, coloca una baraja de cartas boca abajo alrededor del vaso. Cuando te toque, todo lo que tienes que hacer es coger una carta y colocarla sobre el vaso. Si se cae, tienes que tomar dos sorbos de tu bebida y le tocará al siguiente jugador.

El asesino de la bebida

Una nueva vuelta de tuerca a un viejo clásico: el asesino del guiño. Estamos seguros de que todo el mundo conoce las reglas estándar, pero recapitulemos. En cada ronda, a alguien se le asigna en secreto el papel de asesino. Esta persona tiene la capacidad de "matar" a otros jugadores haciendo contacto visual y guiñándoles el ojo. Cuando te lo hacen a ti, tienes que fingir la muerte súbita. Excepto que, en esta versión, tomas un sorbo de tu bebida en su lugar. Una genialidad, ¿verdad?

Photo credit: PamWalker68 - Getty Images
Photo credit: PamWalker68 - Getty Images

Verdad o bebida

Una vez más, se trata de un juego que todos conocemos pero con un nuevo toque. Nos encanta (a menos que te resulte muy incómodo el hecho de beber). Las opciones son simples, eliges dar una respuesta honesta a una pregunta planteada por uno de tus compañeros de bebida; de lo contrario, te tomas un trago. Por. mucho que conozcas diferentes maneras de mentir, no vale.

Thumper

Una opción superfácil que ni siquiera requiere cartas, perfecta para las copas de última hora. Para empezar, cada jugador elige un movimiento de mano para sí mismo (piensa en el signo de la paz o los cuernos de heavy metal... sólo tienes que dejar volar tu imaginación). Cuando todo el mundo golpea en la mesa, el juego está en marcha y el jugador que empieza hace su propio gesto de manos y va imitando los de los siguientes jugadores, mientras los demás siguen golpeando. Quien se confunda con los gestos o tarde en reaccionar, tiene que beber.

Si te ríes, bebes

¿Alguna vez has intentado evitar reírte cuando estás un poco achispada y te has dado cuenta de que eso hace las cosas cien veces más divertidas? Este juego aprovecha esa misma sensación. Los jugadores escriben frases en trozos de papel, con el objetivo de hacer reír a los demás con su contenido. Se mezclan los papeles y cada persona debe leer uno en voz alta, mientras ella y los demás intentan mantener la cara seria. Si no lo consiguen, lo has adivinado, es hora de beber. No te cortes, hay un montón de razones por las que reír te cambia la vida.

Normas internacionales sobre el consumo de alcohol

Si ya has agotado todos los juegos posibles para beber, pero todavía te apetece un poco de diversión, aquí tienes la forma. Aunque no se trata de un juego, requiere habilidad y memoria, algo que resulta un poco más difícil cuando se está un poco borracho.

Todo lo que tienes que hacer es seguir socializando como de costumbre, pero con algunas reglas añadidas que pueden animar un poco la noche. Básicamente, si rompes las reglas, bebes, y si no las rompes, te mantienes sobria toda la noche. Si eliges esta última opción, apuesta por los 'mocktails' (cócteles sin alcohol). ¡Están buenísimos!

También puedes personalizar las normas para adaptarlas al tema de tu velada, pero las estándar son las siguientes

  • No decir palabrotas.

  • No se puede señalar.

  • No se puede dejar la bebida en la mesa: hay que rellenarla toda la noche o llevarla vacía. Mala suerte para los bebedores de pacotilla.

  • No se puede llamar a la gente por su nombre de pila.

  • No se puede decir la palabra "bebida".

¿Crees que puedes hacerlo?

Por cierto, te lo volvemos a repetir: Bebe con responsabilidad.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente