20 puntos clave para poner a punto la casa tras las vacaciones

·6 min de lectura
Photo credit: DR
Photo credit: DR

Una vez que termina el verano, es importante regresar a la rutina con muchas ganas. Para ello, es imprescindible tener la casa a punto y disponer de un espacio cómodo y agradable. Al marcharnos de vacaciones, solamente pensamos en descansar y desconectar; por eso, la casa ha podido quedar algo más sucia y sin el orden deseado.

Para retomar con muchas ganas la vuelta al trabajo, te recomendamos hacer una limpieza general que te permita tener la casa completamente limpia y reluciente. Si no sabes cómo hacer la limpieza general de tu casa, te hemos preparado 20 puntos clave para que la hagas de manera eficaz y productiva.

LIMPIEZA GENERAL… ¡Vaya cambio!

1. Una casa limpia ofrece un aspecto impecable. Si te da pereza la limpieza general de la casa, piensa que tu familia y tú sois los que más disfrutaréis del resultado. Es el momento de que todos colaboren, también los niños, si no son muy pequeños.

2. El primer paso es organizarse para evitar perder el tiempo. Revisa qué productos de limpieza te harán falta y no tienes. Si son demasiados y supone mucho gasto en este momento para ti, recurre a productos naturales como vinagre, sal y limón o el bicarbonato de sodio para limpiar; busca en internet trucos de limpieza con ellos. Aprovecha para ver si los trapos, fregonas, bayetas, cepillos, escobas, guantes, bolsa del aspirador… que has estado usando ya están para tirar y compra nuevos. Para reducir los viajes a la cocina buscando el producto de limpieza que necesitas y has olvidado, llévate todos los que necesites desde el principio a la habitación que vas a limpiar; puedes utilizar por ejemplo, una palangana grande o un cubo para transportarlos.

3. Haz una lista detallada de todas las tareas, habitación por habitación y ve señalando los objetivos cumplidos. Importante: márcate un plazo de tiempo para realizarlas, pero que sea razonable y realista. Ten en cuenta que las zonas que no se limpian a diario o con frecuencia son las que estarán más sucias, así que añade tiempo extra para esas zonas.

4. Deshazte de los trastos y cosas en desuso. Seguro que hay todo tipo de cosas, y en todas las habitaciones de la casa, que ya no usas. Separa lo que sí puede ser útil para otros y dónalo.

5. Limpia de todas las estancias de la casa. Como dicen los expertos, siempre de arriba a abajo, desde techo, paredes y muebles a suelo, y así ahorrarás tiempo. Telarañas en el techo, polvo en las pantallas de las lámparas por dentro y por fuera, bombillas, focos empotrados, ventiladores y más polvo aún en las librerías. Sin olvidar zócalos, rodapiés, esquinas y algunos rincones de difícil acceso, como los altillos de los armarios, detrás de los radiadores y debajo de las camas. Además, es imprescindible quitar el barro de tu terraza o balcón.

6. Prestar atención a los rincones del suelo. Los robots aspiradores funcionan muy bien, pero allí donde no llegan, utiliza un cepillo pequeño que levante el polvo y, entonces, aspíralo. Recuerda limpiar los interruptores y enchufes. No se pueden mojar, pero con un paño húmedo escurrido quedarán relucientes. También es importante limpiar las barras de las cortinas. Se aconseja descolgar los cuadros y limpiarlos, así como la pared donde están colgados.

7. Manchas que no conocías… Si en plena puesta a punto, descubres manchas y no sabes cómo eliminarlas ¡no te preocupes! Hay páginas webs con muchos trucos de limpieza que te resultarán muy útiles. Entre otras, Los trucos de Margarita www.proximaati.com, pero hay muchos más.

8. Cocina. Uno de los trucos de limpieza para la cocina es vaciar los armarios, limpiarlos con un paño húmedo y un producto antigrasa; a continuación, aclarar y dejar secar. También las puertas y tiradores. Limpieza también en profundidad las paredes, suelos y electrodomésticos.

9. Baños. Es un espacio que se limpia a diario; por tanto, su limpieza en primavera se centrará paredes y rincones difíciles. Si así lo consideras, incluye la limpieza de griferías, sanitarios y mamparas en profundidad. Como en la cocina, vaciar sus muebles y baldas, limpiar con paño húmedo y dejar secar. Se recomienda lavar cuencos, jaboneras, frascos, etc.

10. Ventanas. Por dentro y por fuera. Se aconseja empezar por la carpintería, las persianas y las rejas y dejar para el final los cristales. Algo que realizan los profesionales de la limpieza es quitar toda la suciedad acumulada en los rieles inferiores y superiores de las ventanas.

11. Puertas. La principal y las de paso. Empieza por eliminar el polvo y pasar un paño húmedo para después secar con otro limpio y seco para que no queden marcas. Pasar un paño sobre la hoja y aspirar bien debajo de ésta porque se suelen acumular pelusas.

12. Sofás y muebles tapizados. Quita polvo, pelos y suciedad con la aspiradora. Más fácil y rápido, si utilizas el accesorio especial para tapicerías de la aspiradora. Insiste en los reposabrazos y la trasera de sofás, butacas, sillas…

13. Aire acondicionado. Limpieza de filtros y rejillas, una buena manera de limpiar tu casa para combatir las alergias.

14. Plantas: Retira el polvo que se suele acumular en las hojas y límpialas con un paño suave humedecido con agua. Recuerda que puedes recurrir a plantas de interior para purificar el aire.

15. Librerías. Toca vaciarlas para después límpiarlas en profundidad. Elimina el polvo de los libros y los complementos y antes de volver a colocarlos, espera a que se seque bien la librería. Aprovecha para clasificar los libros de otro modo, una de las reglas de oro para mantener el orden en casa.

16. Colchones y almohadas. Pasa las aspiradora por ambas caras del colchón y voltearlo. Lava las almohadas de plumón en un programa frío y corto y más caliente, sin son sintéticos. En ningún caso, centrifugues. Hazlo en un día soleado porque lo ideal es que se sequen al aire.

17. Cambio de ropa. Aprovecha el cambio de ropa para la limpieza total del armario. Tanto si son de madera como lacados, pasa por sus paredes un paño escurrido con jabón neutro, aclara y seca. Lo ideal es que los dejes abiertos unos minutos para que desaparezca cualquier resto de humedad. Si colocas además saquitos de lavanda, su aroma ahuyentará los insectos y el armario estará perfumado. Los zapatos de invierno se conservarán bien si los limpias y metes papeles dentro para que no se deformen.

18. Textiles: Retira alfombras de invierno, edredones y mantas. Para que los rellenos nórdicos abulten menos, enróllalos sacando bien el aire y mételos en una bolsa de tela. Pon colchas de entretiempo y sábanas. Además, es bueno que limpiar y guardar la alfombra que ya no usas.

19. Lavar las cortinas. Se recomienda lavar las cortinas de todas las habitaciones. Después de todo un año puestas en las ventanas, es posible que hayan cogido polvo y suciedad; por eso, se recomienda un lavado rápido y colócalas aún húmedas para que se sequen estiradas, así no se generan arrugas. Un pequeño detalle para renovar los aires de tu hogar.

20. Elimina todo lo que no necesites. Siempre viene bien tirar a la basura aquello que, en realidad, no has vuelto a utilizar desde hace varios años. Por esta razón, se recomienda eliminar todo lo que no has utilizado desde hace mucho tiempo: ropa, trapos, juguetes, objetos, decoración anticuada, etc. Son buenas ideas y soluciones para renovar la casa.