15 series sublimes de la última década que pasaron desapercibidas y no están en (casi) ninguna lista

“Hay demasiadas series y demasiado poco tiempo”. Seguro que habéis oído esto muchas veces en los últimos años. De hecho, seguro que vosotros mismos lo habéis dicho en más de una ocasión. Pero es que si esta frase es tan común hoy en día, es porque es una verdad absoluta. Desde el boom de Perdidos a mediados de los 2000, el número de series ha aumentado exponencialmente cada año, especialmente con el asentamiento de los servicios de streaming. Como resultado, esta última década se ha caracterizado por una oferta casi inabarcable de series, que para ponérnoslo incluso más difícil, también han aumentado de calidad. Es decir, no solo hay más series, sino que hay más series buenas y no queremos perdérnoslas.

Undone (Amazon Studios), Rectify (© 2015 SundanceTV), American Vandal (Netflix) y Cristal Oscuro (Kevin Baker, Netflix)

Por eso cada vez hay más estrenos que pasan desapercibidos o que, con el tiempo, quedan eclipsados por otros. Seguro que al consultar las muchas listas de las mejores series de la década que se están publicando en esta recta final del año 2019, habéis echado de menos alguna de vuestras favoritas. Breaking Bad, Juego de Tronos, Mad Men, Twin Peaks y Fleabag copan todos los rankings, en los que no hay espacio para ficciones menos populares o no tan universalmente aclamadas. Indudablemente, las series mencionadas merecen figurar en todas las listas (están en la nuestra, como debe ser), ya sea por su incontestable calidad o por su naturaleza de fenómeno cultural, pero hay otras de las que no se ha hablado tanto (o nada) que merecen igualmente el reconocimiento.

Por eso hemos decidido elaborar esta lista de mejores series de la década que han sido mayormente ignoradas en los rankings. Series que, por una razón o por otra han quedado descartadas ante propuestas más prominentes, que no han encontrado un hueco en un mainstream saturado o que simplemente no han conseguido entrar a formar parte de la conversación online a pesar de ser excelentes. Sirva este ranking no solo para reivindicar algunas de las mejores series de los últimos 10 años, sino también para recomendaros que les deis una oportunidad y descubrir que esta década nos ha dejado más joyas ocultas de las que creíais.


15. BASKETS (FX, aun no llegó a España, pero se las dejamos para que la tengan en vista cuando lo haga)

Louie Anderson fue nominado al Emmy a mejor actor secundario por Baskets en tres ocasiones, de las cuales lo ganó en 2016. Pero más allá de este merecidísimo reconocimiento, la serie no consiguió tener apenas repercusión. Y es una pena. Anderson daba vida a Christine Baskets, la efervescente madre de un triste payaso de rodeo (Zach Galifianakis) que no consigue salir del estancamiento vital en el que está hundido. Y si bien ella era lo mejor de la serie, hay mucho más que descubrir y amar en ella. Esta comedia amarga sobre la vida, la familia y el proceso madurativo nos dejó momentos de profunda revelación y auténtica belleza. Quizá por su premisa, o por el tipo de humor que practicaba (algo incómodo y excéntrico), la serie no encontró una audiencia mayor, pero los que la vimos estamos de acuerdo en que es una de las series más infravaloradas de los últimos años.

14. SEARCH PARTY (la emitió TNT)

A medio camino entre Bored to Death y Girls, Search Party me sorprendió con su fusión de misterio noir y retrato satírico de la generación millennial. La desaparición de una joven sirve como punto de partida para un relato de búsqueda existencial tan divertido como agudo en el que cualquier cosa puede pasar. Pero que su tendencia al surrealismo y su tono satírico no os engañe, Search Party esconde reflexiones muy interesantes sobre la “generación perdida”, demostrando una gran capacidad para plasmar sus preocupaciones y contradicciones más allá de la caricatura. Adictiva, divertida e inesperada, Search Party tiene muchas más capas de las que parece y estoy deseando que nos las siga descubriendo. La serie está renovada para una tercera y una cuarta temporada, así que la nueva década también será de los millennials.

13. THE GIRLFRIEND EXPERIENCE (StarzPlay)

En la última década, la ficción serial se volvió más arriesgada y experimental. Las cadenas y plataformas daban luz verde a proyectos que antes no habrían sido posibles, como The Girlfriend Experience, basada en la película del mismo nombre de Steven Soderbergh. Amplificando la perspectiva femenina, la serie se adentró en el mundo de la prostitución de lujo para ofrecernos una de las experiencias televisivas más valientes e intensas que se recuerdan recientemente. Con una sublime primera temporada protagonizada por Riley Keough y una segunda que contó dos historias intercaladas, The Girlfriend Experience demostró no tener miedo a explorar el sexo con honestidad y sin tapujos, retratando a sus protagonistas con una osadía poco frecuente y una frialdad casi embriagadora. Deja a la altura del betún a otras series supuestamente provocadoras.

12. UNDONE (Amazon)

El hecho de que se haya estrenado en 2019 y que casi nadie haya hablado de ella hace que no sea sorprendente no haberse encontrado con Undone en prácticamente ninguna lista, pero eso no quiere decir que no se lo merezca. Con tan solo una temporada de 8 episodios, Raphael Bob-Waksberg y Kate Purdy (BoJack Horseman) han firmado una de las series más redondas del año. Y de la década. Entre la ciencia ficción y el drama psicológico, Undone nos propone un viaje alucinante al interior de la mente de Alma (Rosa Salazar), una joven que, tras un grave accidente, descubre que se puede relacionar con el espacio y el tiempo de una manera muy especial. Un apartado visual precioso (está filmada con la técnica animada de la rotoscopia, tomando la imagen real como referencia para “dibujar” encima), una trama fascinante que difumina los límites entre la fantasía y la realidad y un equilibrio perfecto entre drama y comedia nos dejan una serie absolutamente inolvidable. Está renovada para una segunda temporada, así que no descarto que aparezca en las listas de las mejores series de la próxima década. 

11. LOVE (Netflix)

Los cuentos de hadas no existen en la vida real y el amor no es tan bonito como lo pintan las comedias románticas. Judd Apatow lo tiene muy claro. El director de Virgen a los 40 y Lío embarazoso lleva ya unos años explorando el lado agridulce de las relaciones, con historias que no huyen de sacar los trapos sucios de la vida en pareja sin dejar de resultar divertidas. Es justo lo que hizo con Love, serie original de Netflix que durante tres temporadas nos mostró cómo se construye la relación entre dos polos opuestos con problemas de intimidad, compromiso y adicción. La historia de Mickey y Gus es la de muchas parejas, llena de situaciones incómodas, malentendidos y discusiones, pero también de momentos de conexión y entendimiento que hacen que todo merezca la pena. Apatow cree en el amor, pero en el de verdad, no el de las películas, y eso es lo que hace de Love, más que una anti-comedia romántica, la comedia romántica más real.

10. THE COMEBACK (HBO)

Después de interpretar a Phoebe Buffay en Friends, Lisa Kudrow dio vida a su segundo personaje más icónico, Valerie Cherish, en la comedia de HBO The Comeback, que giraba en torno a una vieja gloria de la sitcom que protagonizaba un reality sobre su regreso a la televisión. Solo duró una temporada, pero con el tiempo se ganó su merecido título de serie de culto. Haciendo honor a su reputación de serie adelantada a su tiempo, The Comeback volvió casi una década después (en 2014) con una segunda temporada, antes de que los revivals nostálgicos plagaran la pantalla. La segunda temporada fue tan brutalmente honesta y conmovedora como la primera, y el paso del tiempo sirvió para que la historia de Valerie adquiriera incluso mayor profundidad y significado. Kudrow me hizo reír y llorar con sus incómodas vivencias en Hollywood y Valerie Cherish se reafirmó como uno de los mejores personajes de la historia de la televisión. 

9. AMERICAN VANDAL (Netflix)

La premisa más disparatada puede dar lugar a una joya audiovisual. Y la prueba es American Vandal. Este mockumentary parodiaba las series documentales de crímenes reales al estilo de Making a Murderer o The Keepers, cambiando los asesinatos por actos vandálicos en el instituto (pintadas de penes en la primera temporada y una elaborada serie de bromas relacionadas con heces en la segunda). Además de hacer reír con chistes muy trabajados y un sentido del humor muy perspicaz, la serie utilizaba la sátira para hablarnos con sorprendente trascendencia y capacidad analítica sobre la vida en los institutos norteamericanos y problemáticas sociales como la presión escolar, el bullying o el papel de las redes sociales en el desarrollo de los adolescentes. Está realizada con tal realismo y atención al detalle que parece un documental auténtico (como curiosidad, se la recomendé a una amiga y llegó hasta la segunda temporada creyendo que era real). Una proeza de guion, dirección e interpretación que nos dejó dos temporadas perfectas antes de ser cancelada por Netflix. Os recomiendo dejar vuestras reservas a un lado y darle una oportunidad. Es infinitamente mejor de lo que parece.

8. COMMUNITY (la emitió AXN White)

Dan Harmon disfruta del éxito masivo gracias a Rick y Morty, una de las series de animación para adultos más populares del momento. Pero esta no existiría de no ser por su anterior trabajo para televisión, Community, que en cierto modo fue un campo de pruebas antes de su nueva aventura de ciencia ficción. Para los fans de Community, seguir la serie durante sus accidentadas seis temporadas fue toda una odisea. Siempre al precipicio de la cancelación y afectada por los problemas de la cadena con su creador (que fue despedido tras la tercera temporada), sus apasionados defensores luchamos contra viento y marea para que la profecía #SixSeasonsAndAMovie se cumpliera. Conseguimos la primera parte gracias a Yahoo!, que la rescató después de la cancelación de NBC para darle una sexta y última temporada, pero aun estamos esperando esa película que, seamos realistas, puede que no llegue nunca. Community se convirtió en serie de culto gracias sobre todo a su humor meta, su excelente reparto (incluido el exitoso Donald Glover), su tejido de referencias pop y su capacidad superdotada para parodiar y deconstruir los géneros -puntos en común con Rick y Morty. Aunque decayó con el tiempo, Community pasó a la historia como una de las series más cómplices y en sintonía con el espectador. Nos lo hizo pasar mal, pero también nos hizo sentir muy especiales, así que nos quedamos con los buenos momentos, que fueron muchos. 

7. HORA DE AVENTURAS (la emitió Boing y pasa a HBO completa el 27 de diciembre)

No importa las obras maestras que nos dé, la animación siempre ocupará un lugar secundario para muchos, y más aun cuando está dirigida a los más jóvenes de la casa. Con su estreno en 2010, Hora de aventuras redefinió la animación infantil televisiva, convirtiéndose en un fenómeno de culto no solo para niños, sino también para adultos. Su riquísima mitología, su trama continuada y las relaciones entre sus personajes mostraban un nivel de complejidad rara vez visto en una serie de dibujos “para niños”, manejando temas maduros y ofreciendo valiosas lecciones para todas las edades. Desbordantemente imaginativa, influyente, estimulante, extraña, dulce y honesta hasta el final, Hora de aventuras es un trabajo de amor y dedicación que se ha ganado con creces su puesto entre las mejores series de la década, a pesar de que muchos se empeñen en no valorarla al nivel de las series para adultos.

6. AMERICAN CRIME (Movistar+)

-¿American Crime Story?

-No, American Crime, sin el Story

Este diálogo se ha repetido cada vez que he intentado recomendar una de mis series favoritas, American Crime. Sin desmerecer a la de Ryan Murphy, esta serie antológica de ABC creada por el productor de 12 años de esclavitud John Ridley es una obra monumental sobre las miserias del ser humano y la sociedad que deja huella para siempre. A lo largo de tres temporadas trató temas como el racismo, la inmigración, la adicción o la agresión sexual con la valentía propia de las series de cable o streaming, haciendo que cada episodio fuera una fuerte bofetada de realidad. A pesar de contar con un reparto impresionante y ser nominada a 17 premios Emmys (de los cuales ganó dos para Regina King), American Crime no despertó el interés de la audiencia y se hundió entre dramas telenovelescos y series procedimentales, haciendo que el mayor crimen fuera que tanta gente se perdiera una de las mejores series en antena. Profundamente demoledora pero necesaria, American Crime estaría en las listas de todo el mundo. Si todo el mundo la hubiera visto.


5. CRISTAL OSCURO: LA ERA DE LA RESISTENCIA (Netflix)

Los 80 han vuelto y Cristal Oscuro: La era de la resistencia es un milagro para los fans de la fantasía épica y el cine de aquella década. Después de muchos años planeando una segunda parte para el cine, finalmente la película de culto de Jim Henson obtuvo una continuación -o mejor dicho, precuela- en forma de serie para Netflix. Y la espera mereció la pena. Cada plano de sus 10 episodios es una obra de arte, el resultado de un esfuerzo mastodóntico y un minucioso trabajo de orfebrería televisiva. La era de la resistencia reivindica el arte de las marionetas en un desbordante espectáculo para los sentidos que extiende el universo de la película original de forma excitante y muy madura, con grandes personajes, momentos de oscuridad y tramas que hacen sombra a Juego de Tronos, pero también con mucho corazón y sentido del humor (Hup es mi nuevo personaje favorito). Merecía estar en más listas, pero quizá es un producto que por definición, no entra en el radar del público mainstream y la crítica especializada. 

4. ENLIGHTENED (HBO)

HBO estrenó Enlightened en 2011 y la canceló al año siguiente, tras solo dos temporadas. Esta dramedia protagonizada por Laura Dern sobre una mujer que recurre a la espiritualidad para poner orden en su vida tras una fuerte crisis nerviosa, pasó sin pena ni gloria, a pesar de contar con una de las mejores interpretaciones de su protagonista y de ser una de las series más inspiradoras y emotivas de la década. Si Enlightened se hubiera estrenado hace tres o cuatro años, quizá habría tenido más presencia en los rankings, ya que actualmente estamos viviendo una auténtica Era Dern. La actriz parece estar en su mejor momento, acumulando premios y recayendo en proyectos que no hacen sino confirmar que, además de tener el don de la ubicuidad, es una de las mejores actrices vivas (Big Little Lies, Star Wars: Los últimos Jedi, The Tale, Twin Peaks: The Return, Historia de un matrimonio, Mujercitas). Enlightened es uno de sus mejores trabajos y no te puedes llamar fan de Laura Dern si no la has visto.

3. PLEASE LIKE ME (Netflix)

¿Se puede uno enamorar de una serie como de una persona? A priori, seguro que me decís que no. Pero eso es quizá porque no habéis visto Please Like Me. Esta comedia juvenil australiana creada por el humorista Josh Thomas es de esas series que llegan muy de vez en cuando a tu vida para arrebatarte el corazón y quedárselo para siempre. Vital, optimista, romántica y encantadora, pero también triste y realista, Please Like Me nos invitó a formar parte de las vidas de un peculiar grupo de veinteañeros liderado por un neurótico chico gay, mientras navegan el mundo, las relaciones, la familia y las dificultades de ser adulto. Sus cuatro temporadas están llenas de humor inteligente, mucha chispa, música y también dolor. Porque como Fleabag, Please Like Me sabe cómo desatar una carcajada, pero también cómo pillarte desprevenido y hacerte llorar. Verla es sentirse acompañado, es sonreír a pesar de las adversidades, es querer acurrucarse con ella para siempre. Hacedme caso y descubrid este tesoro oculto. Os colaréis por ella.

2. RECTIFY (Sundance TV)

¿Habéis llorado tanto con una serie que habéis tenido que pararla para reponeros antes de seguir porque era imposible ver la pantalla? Pues eso es Rectify, uno de los dramas televisivos más emocionantes y apasionantes de la década. Una serie que durante cuatro temporadas se adentró en los recovecos más profundos del ser humano para contarnos la historia de una familia rota y un hombre enfrentado al juicio de su comunidad después de pasar 19 años en prisión por un crimen que (quizá) no cometió. Entrar en Rectify es exponerse a sentir el dolor de sus personajes, pero también a vivir una experiencia catártica que nos habla sobre el perdón, la familia y la redención. Delicadeza a flor de piel, interpretaciones sublimes, guiones llenos de matices y un final redondo hacen de ella una de las mejores series que casi nadie ha visto.

1. THE KNICK (HBO)

Y llegamos al primer puesto encontrándonos de nuevo a Steven Soderbergh, que en 2014 inició una nueva etapa creativa en televisión con The Knick, drama médico ambientado en un hospital neoyorquino a comienzos del siglo XX. Siguiendo la estela de antihéroes como Tony Soprano, Walter White o Don Draper, la serie nos presentaba al Dr. John W. Thackery (Clive Owen), vanguardista médico con un lado muy oscuro y graves problemas de adicción. The Knick era una serie de época como nunca habíamos visto, una mirada intrépida, arriesgada y provocadora a la lucha de clases, el privilegio y el racismo con la innovación médica como telón de fondo. Más allá del impactante realismo de las operaciones, Soderbergh le imprimió un estilo moderno a través de una realización muy audaz y una banda sonora electrónica que marcaba un ritmo siempre intenso y perturbador. The Knick duró solo dos temporadas y no consiguió llamar la atención de los espectadores, que por aquel entonces solo tenían ojos para Breaking Bad o Mad Men. Pero no importa, nunca es tarde para descubrir una de las mayores joyas televisivas del siglo XXI.

MENCIONES ESPECIALES

Recuperando la idea con la que comenzaba este artículo, hay tantas series de calidad que hasta a la hora de elaborar una lista de las más infravaloradas se nos quedan fuera demasiados títulos. Series que, aunque no estén en el ranking, merecen al menos una mención. Aquí las tenéis:

Comedias brillantes pero prácticamente desconocidas como High Maintenance o One Mississippi; series aclamadas que tras destaparse polémicas alrededor de sus creadores, fueron condenadas al ostracismo -Master of None y Louie; innovadoras series de época como Anne with an E, Gentleman Jack o Dickinson, mucho mejores de lo que pueda parecer a simple vista; redondas ficciones británicas como Catastrophe, My Mad Fat Diary, Derry Girls, Years & Years o Him & Her; series de animación que no pasan la criba frente a sus compañeras de acción real a pesar de reunir méritos suficientes -Bob’s Burgers, Tuca & Bertie, El príncipe dragón, Más allá del jardín, Steven Universe; rarezas inolvidables como The OA o Sense8; excelentes títulos españoles como Vergüenza, Merlí, Arde Madrid, La peste o El día de mañana; joyas que no han tenido estreno oficial en España -Shrill, PEN15, Skam (Noruega); o series que no han hecho más que empezar, como Euphoria.

Podría seguir enumerando hasta mañana, pero mejor os dejo seguir a vosotros. ¿Qué grandes series habéis echado de menos en los repasos a lo mejor de la década de este mes? Aunque me falte tiempo para verlas todas, tomo nota.

Más historias que te pueden interesar: