¿Por qué el yoga engancha a tantas mujeres?

·6 min de lectura
Photo credit: JulPo
Photo credit: JulPo

Aunque se trata de una disciplina que tiene miles de años a sus espaldas, el yoga nunca pasa de moda. De hecho, actualmente se ha convertido en un boom mundial y en el mejor sistema de acondicionamiento físico, mental y emocional para muchas personas, sobre todo mujeres. Como dice Mayte Criado, fundadora y presidenta de la Escuela Internacional del Yoga, “el porcentaje de mujeres que practican yoga asciende seguramente al 70%, frente al 30% de hombre que lo practican”.

Pero el yoga es mucho más que eso, se trata de un auténtico camino de autoconocimiento, en un eficaz gestor del estrés y las emociones, en una respuesta incluso a nuestras inquietudes espirituales.

¿De verdad el yoga puede ofrecerte todo esto? Sí, y además, gracias a las redes sociales y el proceso de digitalización de los centros de yoga, puedes practicarlo dónde y cuándo quieras. ¿Aún no estás convencida? La presidenta de la Escuela Internacional de Yoga, que también tiene escuela online, Mayte Criado, fundadora y presidenta de la Escuela Internacional del Yoga nos habla de esta disciplina y de todo lo que puede aportar a las mujeres ¡y a los hombres!

Photo credit: Tom Dunkley - Getty Images
Photo credit: Tom Dunkley - Getty Images

Yoga: la disciplina de lo sutil

Como dice Criado, “los beneficios físicos, mentales y emocionales del yoga son igual de maravillosos para hombres que para mujeres”. De hecho, como continúa, “la historia milenaria del yoga refleja que es una disciplina desarrollada por hombres y tomando como referencia el cuerpo del hombre, su dinámica mental y sus características emocionales”. “En este sentido, los ciclos de la mujer y su repercusión en su estado físico, mental y/o emocional nunca se tuvieron en cuenta nada más que para prohibirles su entrada en los ambientes de yoga y la práctica de determinadas posturas y técnicas”, cuenta.

El hecho de que hoy día la inmensa mayoría de practicantes de yoga sean mujeres puede obedecer a muchas causas, como apunta Criado: “El yoga es una disciplina que trabaja mucho lo sutil y conecta muy bien con la esencia femenina. En una sociedad como en la que vivimos, con tantas obligaciones, es una práctica ideal para que la mujer encuentre la manera de afrontar su realidad con más calma y salud”.

En paralelo, como dice la experta, “no debemos perder de vista que muchas veces se asocia el cuerpo de la mujer a una imagen de bienestar, belleza, y, muy a menudo, exigencia”. “Culturalmente, el bienestar está muy asociado a la mujer, al igual que el consumo. El peligro es que el yoga se convierta en un bien de consumo más y que, sin darnos cuenta, transformemos esta disciplina milenaria tan profunda en una moda, quedándonos con los aspectos más superficiales. Es un riesgo que debemos evitar para no perdernos su auténtica dimensión”, subraya la directora de la Escuela Internacional de Yoga.

Photo credit: Erik Isakson - Getty Images
Photo credit: Erik Isakson - Getty Images

El mejor estilo de yoga principiantes

Hatha, Vinyasa. Iyengar, Yin, Bikram, Jivamukti… Actualmente existen muchos estilos de yoga. ¿Cuál escoger o cuál es el mejor para iniciarse en esta práctica? Como apunta Mayte Criado, “hay muchos estilos de yoga y hay posibilidades de práctica para los objetivos que pueda tener cada persona”.

“Para iniciarse depende de la edad, de la capacidad funcional de la persona, de sus expectativas y objetivos, cada estilo propone características diferentes”, dice Criado. “Vinyasa y Ashtanga son estilos muy dinámicos y exigentes con el cuerpo, Iyengar es muy técnico pero también ayuda a entender los efectos de la técnica en el cuerpo, y es una propuesta gradual”.

Como destaca Criado, “en la Escuela Internacional de Yoga no queremos tener un estilo de partida porque consideramos que el profesorado debe estar formado para adaptar la práctica del yoga a la persona y no al contrario”. “Decimos que somos profesores de Hatha Yoga, lo que incluye muchas posibilidades. De modo que, según las características del practicante, podemos ofrecer una práctica dinámica o más pausada, o incluso restaurativa o relajante”.

¿Y si tengo alguna lesión o patología? Como apunta la experta, “si hay lesiones no es cuestión de estilos, sino de tomar clases o talleres con un profesor bien formado”. “La práctica debe adaptarse siempre a la persona, sobre todo si presenta patologías o lesiones”, dice. “En este sentido, el Yoga Restaurativo tiene mucho que ofrecer, pero también otras formas de proponer las posturas si se saben sustituir y se conocen sus efectos profundamente. Es lo que debería ocurrir en cualquier circunstancia”, concluye.

Photo credit: Jovo Marjanovic / EyeEm - Getty Images
Photo credit: Jovo Marjanovic / EyeEm - Getty Images

¿Hay una edad mínima o máxima para hace yoga?

Como subraya Criado, para hacer yoga “no hay edad”. Como explica la experta, “En las etapas educativas el yoga es muy importante para ofrecer al niño y al adolescente un tipo de ejercitación con el cuerpo que relacione lo que siente o percibe no solo con sus propias capacidades funcionales y estructurales (que a estas edades son muchas generalmente) sino también, y esto es lo más importante, con el descubrimiento de los recursos que tiene a nivel mental y emocional para poder afrontar y vivir su vida con una mayor seguridad y confianza”.

En cuanto a edades avanzadas, como apunta Criado, “para los mayores el yoga es fundamental por la recuperación que proporciona a nivel funcional y por la conexión que ofrece para vivir relajadamente y abrirse a la propia realidad con serenidad y alegría”. Como subraya la experta, “el yoga es para todos y para todas las edades”.

Photo credit: Jasmina007 - Getty Images
Photo credit: Jasmina007 - Getty Images

15 beneficios del yoga para las mujeres

La directora de la Escuela Internacional del Yoga comienza citando cinco beneficios del yoga para las mujeres y nos explica por qué.

  • Paz Interior

  • Calma

  • Confianza

  • Conciencia

  • Presencia

Como explica Criado, “la práctica del yoga resulta muy efectiva para conseguir esos cinco beneficios, que son la clave para que los otros surtan un efecto real y auténtico”. Como continúa la experta, “la práctica de yoga siempre tiene que desarrollar en nosotros una verdadera actitud de ecuanimidad; eso es el verdadero yoga. La mujer lo sabe y es conocedora de esta repercusión. Su capacidad para lograr estados de intimidad consigo misma facilita e incrementan en ella estos efectos”:

  • Mejora la circulación

  • Potencia el sistema inmune

  • Regula el sistema endocrino

  • Mejora el sistema cardiovascular

  • Regula el sistema nervioso

“Practicar yoga incide en los sistemas fisiológicos de una manera muy beneficiosa y se traduce en una mejor salud. Además, el yoga ayuda a regular y a restablecer el equilibrio orgánico, que en la mujer es fundamental por sus ciclos hormonales”, dice la experta, que nos enumera otros cinco beneficios:

  • Mejora la respiración

  • Mejora la resistencia física

  • Mejora la flexibilidad física y mental

  • Alivia el dolor

  • Reduce el estrés

Como subraya criado, “para la mujer representan beneficios muy terapéuticos”. “Es real decir que, en general, las mujeres atienden a un sinfín de tareas y obligaciones diarias sin descanso”, continúa. “Reaprender a respirar o preparar sus cuerpos y mentes para responder a los retos actuales, a veces al dolor a todos los niveles, y al estrés, es más importante que nunca. El yoga ofrece técnicas y herramientas para estar en la propia realidad de una forma más serena y relajada”, concluye.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente