13 verdades sobre la bebida más reconfortante y adictiva del mundo

Se habla mucho de las propiedades del café que, al parecer, no son todas buenas… Esto es lo que podemos decir de él, de buena tinta

Beber 4 tazas de café a diario podría reducir el riesgo de muerte, según un estudio. (Foto: Getty)

A todos nos gusta disfrutar de una buena caza de café: por el aroma, por la sensación que nos produce o simplemente porque representa una pausa en nuestro ajetreado día a día. Pero el buen café (el de verdad) es mucho más que eso y los auténticos apasionados de esta reconfortante bebida lo saben muy bien.

En cuanto a sí es una bebida saludable o no, hay muchos bulos, nosotros hemos extraído estos datos -que deberías conocer- de una de las últimas biblias que hablan sobre esta ‘milagrosa’ bebida.

  • La cafeína y la teína son dos moléculas rigurosamente idénticas. Por convenciones lingüísticas, el nombre de la teína perdura y todavía hoy muchas personas creen que son dos sustancias diferentes.
  • El café aumenta la secreción ácida del estómago, que favorece la digestión.
  • ¡El café es diurético y laxante!
  • ¿El café es una droga? No, hablando con propiedad no, pero a un gran consumidor de café (más de 400 mg de cafeína al día) le llevará de 3 a 5 días ver desaparecer los síntomas de una abstinencia brutal, como irritabilidad, dolores de cabeza y fatigas pasajeras. Así que conviene consumirlo con moderación.
  • Al parecer, el café podría prevenir ciertas enfermedades: limita el desarrollo de la enfermedad de Parkinson en el ser humano. La cafeína podría mejorar también la memoria deficiente en la enfermedad de Alzheimer.
  • En cuanto a los polifenoles (poder antioxidante), actúan para luchar contra la diabetes de tipo 2.
  • Una sesentena de estudios han demostrado que el café tiene un papel preventivo en varios tipos de cáncer (vejiga, boca, colon, esófago, útero, tumores cerebrales, piel, hígado, mama).
Si eres de las que va con el café a todas partes, tranquila, otro estudio afirma que tomar 3 tazas de café al día reduce el riesgo de mortalidad prematura un 8 por ciento en mujeres y un 18 por ciento en hombres.(Foto: Getty)
  • La cafeína llega al cerebro al cabo de 5 minutos. El período de vida media de la cafeína es de 3 a 5 horas, es decir, la duración al cabo de la cual sus efectos se dividen por la mitad.
  • ¡El café pone nervioso! La cafeína tiene efectos estimulantes, incluso excitantes, que aumentan la alerta y el ritmo cardíaco, mejoran las funciones cognitivas y disminuyen la sensación de cansancio y el tiempo de reacción.
  • Aunque el café puede colorear los dientes, la cafeína y los polifenoles (o compuestos fenólicos) tienen propiedades antibacterianas que limitan la formación de caries.
  • La cafeína mejora el rendimiento físico y en especial la resistencia, al movilizar las grasas como energía, hasta tal punto que hasta 2004 la cafeína estuvo inscrita en la lista de sustancias prohibidas en el Código Mundial Antidopaje.
Aunque mancha los dientes, el café neutraliza los efectos de los microorganismos que causan las caries, como los estreptococos mutantes. (Foto: Getty)
  • Si el consumo se vuelve excesivo (más de 400 mg/día) o se realiza poco antes de la hora de acostarse, pueden aparecer dificultades para conciliar el sueño e incluso insomnio.
  • Asimismo, el exceso de cafeína puede provocar palpitaciones y ansiedad. Un café de filtro contiene más cafeína que un expreso. Una taza de expreso: de 47 a 75mg. Un mug de café de filtro: de 75 a 200 mg.

Fuente: El arte del café (Lunwerg) por Sébastien Racineux y Chung-Leng Tran.

También te puede interesar:

¿El café nos hace inmortales?

Hacer esto 10 minutos al día te despeja más que el café

Tomar café al despertarnos y otras 17 cosas que hacemos al revés

Consumir dos tazas de café al día reduce (a la mitad) la fertilidad masculina