Los 12 mejores consejos para superar una ruptura amorosa

·5 min de lectura
Photo credit: Rich Fury/VF20 - Getty Images
Photo credit: Rich Fury/VF20 - Getty Images

Si crees en el amor eterno no hay palo más duro que el que te dejen, te lo esperes o no. No sólo te invade una sensación de vacío y de tristeza, incluso llegas a tener ansiedad, te sientes desgraciada y sin fuerzas, hundida en la mayor de las miserias... ni comer kilos de helado, ver películas especiales para la ruptura o tabletas enteras de chocolate hace que te sientas mejor. Tranquila, es normal. Y anímate, todo pasa.

Si no que se lo digan a Selena Gomez, que tuvo varias rupturas con Justin Bieber antes de que este se emparejase y se casase con Hailey Baldwin. O a Kim Kardashian y Kanye West, que se separaron cuando menos se esperaba. De hecho, la reina del klan Kardashian recientemente también nos sorprendía con su ruptura con Pete Davidson. O a Ben Affleck y Jennifer Lopez, 'Bennifer', que dejaron a sus respectivas parejas, Ana de Armas y Alex Rodríguez, para volver a estar juntos después de varios años. Eso sin olvidar la enésima ruptura de Leonardo DiCaprio que, tras más de cuatro años de relación, acaba de poner punto y final a su noviazgo con Camila Morrone -¿será cierta la teoría de que el actor de Titanic no tiene novias que superen los 25 años?-.

Cómo superar una ruptura amorosa: 12 consejos

Es posible que, cuando te digan adiós, tengas miedo a sentirte sola. Es comprensible. Pero piensa en todo lo que puedes aprender cuando sucede: descubrir quién eres, hacer nuevas actividades, sentir una libertad que no esperabas... Mientras, es normal pasar un período de duelo con sus fases, en el que necesitas tiempo para recuperarte y volver a ser tú misma. Concédetelo.

En fin, superar una ruptura no es fácil ni instantáneo.... Si es tu caso, toma nota de estos ocho consejos de 'Draw My Life en español’ y cuatro más que hemos aprendido a base de experiencia para salir del pozo.

1. Acepta que la relación ha terminado

Si la decisión de poner punto y final a vuestra relación ha sido unilateral y no has sido precisamente tú quien ha dado el paso, es normal que pases por un estado de shock en el que la incredulidad o el bloqueo sean la tónica general, intentando entender y asimilar todo lo que ha sucedido. Es normal que esta sensación dure un tiempo, pero terminar por asumir que esta es la nueva realidad y proponerte continuar adelante es ineludible para superarlo.

2. Deja que el dolor fluya

Expresa tus sentimientos, deja que afloren y no los reprimas. Eso sí, si tienes que llorar, llora, pero no dejes que la tristeza se adueñe de ti. El dolor solo trae más dolor si tu vida solo se centra exclusivamente en él.

3. Intenta distraer tu mente

Sabemos que es complicado parar los pensamientos, al menos por un tiempo. Además, ya te advertimos que ver comedias románticas, recorrer fotografías y visualizar a esa persona en cada rincón, no ayuda. Sal a la calle y despéjate. El aire puro te vendrá bien para desconectar y mirar las cosas de otro manera.

4. No te victimices: aparca el rencor y el odio a un lado

Si piensas que el odio hacia alguien puede ayudarte a superarlo, estás equivocada. Tienes que mirar hacia el futuro con la mayor de tus sonrisas. El odio y el rencor hacia otras personas solo servirá para que siga estando en tu cabeza.

5. No idolatres a tu ex

Tu ex no es un dios o una diosa del Olimpo griego. No escuches su canción favorita, hagas un altar con sus posesiones y no le escribas si no tienes nada que decirle. No montes escenas y, por supuesto, no le supliques. Todas estas acciones solo te harán más daño. Recuerda que si se ha acabado es porque hay alguna razón. Así que, interioriza esa razón y vuelve a tu vida normal lo antes posible.

6. Despídete de las redes sociales (por un tiempo)

Son el gran enemigo de la superación de una ruptura. Si entras en el perfil de tu ex para enterarte de cada paso que da, con quién, cómo, cuándo y porqué... NO LO HAGAS. Repasar cada movimiento de su vida en su feed de Instagram no te hará más feliz ni te ayudará a olvidarle, incluso puedes llegar a obsesionarte.

7. Apóyate en tu familia y amigos

Sal a la calle, diviértete, queda con tus amigos, con tu familia, haz planes. Haz lo que quieras y cuando quieras. Eso sí, intenta no hablar únicamente de tu ex. Y, por supuesto, deja que el resto hable: te sorprenderá el poder curativo de escuchar. Si eres de los que dejaste de lado a tus amistades, pide perdón para recuperarlos.

8. No olvides quererte (y mucho)

Es normal que, cuanto te han dejado, sientas tu autoestima tocada -y en ocasiones hundida-, afloren inseguridades o no logres encontrarte del todo. Como escribe en su web Silvia Congost, psicóloga experta en dependencia emocional, autoestima y relaciones, «debemos hacer un proceso de reconstrucción y darnos cuenta de que merecemos recibir amor».

9. Sustituir a tu pareja no es una opción

No, un clavo no saca a otro clavo por mucho que este refrán exista. Necesitas tiempo e invertir en ti misma para poder superar a esa persona que ya no está en tu vida. ¿Por qué no te dedicas a cosas que te apasionen? ¡Disfruta de la soltería!

10. Regálate el placer de hacer planes sola

¿Nunca te has atrevido ir al cine sola? ¿Un museo? ¿Un concierto? Tal vez deberías probar una primera vez. Disfrutar de esa soledad, pero estando acompañado, puede ayudarte a regenerarte por dentro. Y, además, te estarás culturizando. ¡Beneficios por partida doble!

11. Aprende a perdonar

Evidentemente, las primeras semanas no lograrás hacerlo, ¿y quién sí? Has sufrido, pero llegará un momento en el que dejes de ver todo lo que ha pasado desde la rabia o el rencor. No lo decimos por la otra persona, sino por ti, lograr perdonar y pasar página te ayudará a seguir adelante, encontrarte mucho mejor y lograr alcanzar el equilibrio en paz.

12. Disfruta de tu nuevo estilo de vida

Sobre todo, disfruta. Si esta situación ha llegado a tu vida es por algo. ¿Por qué no intentas mirar el lado bueno de las cosas? Da un paso al frente, sigue estos consejos que puedes ayudarte. ¿Que no te ayudan? Al menos, lo has intentado y habrás disfrutado.