12 gestos para empezar a reciclar más

·6 min de lectura
Photo credit: Ana Silva / EyeEm
Photo credit: Ana Silva / EyeEm

¿Crees que reciclas bien en tu día a día? Sí, es bastante probable que ya separes los plásticos, el vidrio y el papel a la hora de tirar la basura, pero… ¿es suficiente? Según el Instituto Nacional de Estadística, cada uno de nosotros genera unos 471 kilogramos de residuos al año. Residuos entre los que se encuentran los plásticos (más de doce millones de toneladas de este material acaban en los océanos cada año), comida, ropa, papel…y que, sumados a los de toda la población, están llevando el planeta al límite.

¿Qué podemos hacer para ser más sostenibles? Cada uno de nuestros gestos, por muy pequeños que sean, pueden marcar una enorme diferencia. Y es que hay algunas acciones sencillas -más allá de separar la basura por colores- que puedes llevar a cabo en casa para ser mucho más respetuosa con el medio ambiente y de paso, ahorrar un poco de dinero. ¿Quieres saber cuáles son? Toma nota de estos ‘12 mandamientos’ prácticos para empezar a reciclar (mucho) más.

Recicla, pero bien

¿Sabes reciclar correctamente? Recuerda: los envases ligeros de plástico y de metal van al contenedor amarillo; los de papel y cartón al azul y el vidrio o el cristal, al verde. El contenedor marrón es SOLO para residuos orgánicos o alimentos. Si te resulta difícil reciclar a diario y organizarte con los días en los que puedes tirar cada tipo de residuo (si vives en el centro de una gran ciudad sabrás de lo que hablamos), prueba a hacerte con un cubo de basura grande más práctico, que incluya tres compartimentos distintos.

Reduce envases

Ya no se trata solo de separar la basura, si no de tratar de generar menos. Botellas de agua y bolsas de plástico, bricks de leche y zumo, cajas de cereales y café… ¿cuántos envases tienes en casa? Reduce su cantidad utilizando bolsas de tela cuando vayas a comprar, usando botellas de cristal reutilizables o comprando a granel, guardando cereales, legumbres y otros alimentos del estilo en tarros o recipientes de cristal.

Photo credit: Pexels/Sarah Chai
Photo credit: Pexels/Sarah Chai

Cuida (y piensa) tu armario

El año pasado se fabricaron unos 12 millones de pares de zapatos de plástico en todo el mundo. Para confeccionar unos vaqueros, se necesitan 10.000 litros de agua y 10 kilos de colorantes y químicos. ¿Eres consciente de lo que contamina la industria de la moda? No comprar por impulso, aprovechar todo lo que puedas la ropa de tu armario y pasarse a opciones sostenibles puede ayudar al planeta: compra prendas de tejidos naturales (como el lino o el algodón orgánico), apuesta por la slow fashion y la moda circular, alquila una prenda en lugar de comprarla si sólo te la vas a poner una vez, cede o vende tu ropa en lugar de tirarla…

Photo credit: Pexels/Mica Asato
Photo credit: Pexels/Mica Asato

Pásate al mundo de la segunda mano

Y no solo en cuanto a ropa… Además de encontrar prendas ‘vintage’ y artículos de lujo, en muchas aplicaciones de compra y venta de segunda mano también puedes hacerte con libros, aparatos tecnológicos, muebles o incluso coches seminuevos. Esta es una forma de alargar la vida útil de muchos bienes y de consumir de una manera mucho más consciente con el planeta, además de permitirte ahorrar bastante dinero, que nunca viene mal.

Da una segunda vida a tus prendas

¿Ya no te gustan tus pantalones largos? ¡Córtalos y consigue unos shorts! ¿Una falda corta ya no te vale? Échale imaginación y utiliza la tela para coserte un bolsito práctico. El ‘upcycling’ está de moda: hazte con un ‘kit’ de costura, ponte algún tutorial (hay muchísimos en la red) e intenta darle una segunda vida a tus prendas antes de tirarlas.

Recicla en la cocina

Empecemos por algo básico: el aceite usado. Verterlo por el fregadero contamina más de lo que crees: un litro de aceite echado por el desagüe ensucia 1.000 litros de agua. En su lugar, reúsalo tanto como puedas y cuando ya no sea útil, guárdalo en una botella y recíclalo. También puedes reciclar más en la cocina si en lugar de utilizar envases desechables usas recipientes de cristal y si haces la compra en menores cantidades, para evitar el desperdicio de comida. Si quieres ser más sostenible, intenta también comer menos carne.

Una menstruación más sostenible

Se estima que una mujer consume alrededor de 15.000 productos menstruales a lo largo de su vida. Compresas y tampones, en su mayoría, que además de ser contaminantes y terminar en los océanos, suponen un importante gasto que no todo el mundo puede asumir. ¿La solución? Seguir una regla mucho más sostenible. Las bragas menstruales y la copa menstrual son dos alternativas ‘eco’ de lo más interesantes: ambas son reutilizables, cómodas y económicas. ¡Dales una oportunidad y cambiarán tu vida!

Photo credit: Pexels/Anna Shvets
Photo credit: Pexels/Anna Shvets

Aprovecha bien el agua

¡No desperdicies nuestro bien más preciado! Cierra el grifo cuando te laves los dientes y laves los platos. Utilizar el agua fría de la ducha, mientras esperas a que se caliente, para regar las plantas, llenar el cubo de la fregona o rellenar tus botellas también es una buenísima idea, así como usar el agua de cocción o el agua de la secadora para planchar o cuidar el jardín, si tienes.

En el baño, pásate al bambú…

Busca peines, cepillos, brochas de maquillaje y cepillos de dientes de bambú: es un material antibacteriano y biodegradable mucho más sostenible que el plástico.

Photo credit: Pexels/ Karolina Grabowska
Photo credit: Pexels/ Karolina Grabowska

... y a las alternativas reutilizables (o biodegradables)

Di adiós a las toallitas y a los algodones desmaquillantes. La alternativa más ecológica son las biodegradables o mejor aún, los paños de limpieza facial de microfibra, que puedes lavar y reutilizar y que además son más suaves con tu piel. Lo mismo ocurre con los bastoncillos: usa los que tengan palito de papel o de bambú, en lugar de plástico.

Arréglalo, no lo tires (y si lo haces, que sea en un punto limpio)

Puede que tu primer impulso ante un aparato roto sea tirarlo. ¿Y si intentas arreglarlo primero? Si algún electrodoméstico de tu casa definitivamente ya no funciona, llévalo siempre a un punto limpio o espera a comprar otro: los responsables de su venta están obligados a llevarse los ‘gadgets’ rotos y encargarse de su correcta gestión. También debes tirar en puntos limpios otros objetos como pilas o bombillas o incluso colchones.

Cuidado con los ‘stand by’

¿Sabes lo que son los ‘vampiros eléctricos’? Son los aparatos que consumen electricidad cuando están apagados o en 'stand by'. Una forma de evitar un desperdicio de luz (y de ahorrar en la factura) es colocar una regleta o un ladrón para enchufar los diferentes aparatos. Así podrás apagarlos de una vez cuando no los uses. Mención especial para tu ordenador: tu portátil emite el equivalente a entre 52 y 234 gramos de dióxido de carbono cada hora que está encendido. Apágalo o ciérralo si no vas a trabajar en 20 minutos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente