Qué hacer si tu hijo moja la cama y errores que no debes cometer

Suele ser consecuencia de una tardía maduración de origen hereditario pero es importante descartar que sea síntoma de un problema médico o psicológico serio. Con estas 10 pautas podrás atajar el problema

Aproximadamente el 16 por ciento de los niños a los 5 años y el 10 por ciento a los 6 años mojan la cama. (Foto: Getty)

La enuresis, mojar la cama por las noches, supone para muchas familias un problema diario difícil de afrontar. Muchos padres no entienden por qué su hijo moja la cama cada noche. Lo atribuyen a descuido, vaguería o falta de interés y optan por infligir un castigo, algo que, según los expertos, nunca es solución.

La emisión o pérdida incontrolable de orina durante el sueño, sin despertar, a una edad inapropiada –los expertos hablan de 5 años en adelante- y socialmente inaceptable, un mínimo de entre dos y cuatro noches al mes y durante al menos tres meses consecutivos, es lo que conocemos como enuresis.

Los niños pueden mojar la cama por diversas causas. La alteración del ritmo circadiano de la hormona antidiurética es la más frecuente, además de la sobreproducción nocturna de orina, la vejiga reducida o la incapacidad para despertar.

Hay dos tipos de enuresis:

  • Primaria, la que sufre el niño que siempre se ha hecho pis en la cama. Supone el 90 por ciento de los casos y tiene siempre una causa médica de fondo, por lo que es fácil de diagnosticar y de tratar.

  • Secundaria, niños que se dejan de hacer pis y comienzan a orinarse de nuevo. Supone el 10 por ciento de los casos y normalmente su origen es psicológico.

En el 90 por ciento de los casos existe un factor predisponente hereditario (¡Ojo! Hasta un 2 por ciento de adultos sufre pérdidas nocturnas al menos una vez al mes durante gran parte de su vida), lo que multiplica entre 5 y 7 veces más el riesgo de orinarse en el caso de niños con un progenitor enurético y aproximadamente 11 veces más si ambos lo fueron en su día. El 10 por ciento restante se debe a causas psicológicas.

La enuresis puede ser síntoma de patologías más graves, de ahí la importancia de acudir al médico (pediatra o urólogo) para determinar la causa y el tratamiento.

Pero sobre todo, es muy importante entender que mojar la cama escapa al control del niño y que, en ningún caso, se le debe castigar por ello.

Cuando se detecta un caso, lo primero es aplicar medidas conductuales, si no funcionan, tratamiento farmacológico o alarma. (Foto: Getty)

El Dr. Juan Carlos Ruiz de la Roja, jefe de Urología del Hospital Santa Cristina de Madrid, director del Instituto Urológico Madrileño y autor del libro ‘Por qué se orinan los niños en la cama’, aconseja seguir esta rutina en niños que sufren enuresis:

  1. Reducir la ingesta de líquido, sobre todo antes de acostarse.

  2. Evitar las bebidas con cola.

  3. Orinar siempre antes de acostarse.

  4. Realizar entrenamiento vesical, procurando que el niño vacíe bien la vejiga en cada micción.

  5. No forzar el despertar del niño durante la noche para que orine, ni siquiera con dispositivos, ya que puede volver a orinarse de forma involuntaria y afecta a su descanso.

  6. Motivar al niño para que deje de orinarse con calendarios miccionales u otros soportes que le hagan partícipe del problema.

  7. No castigar nunca al niño por mojar la cama, lo hace de manera involuntaria.

  8. Hablar con el niño de manera natural sobre su problema, sin restarle importancia ni burlarse.

  9. Retirar el pañal cuando consigamos con el tratamiento 8 noches secas.

  10. Ante la sospecha de enuresis, acudir al médico para que diagnostique y dé una solución.

La enuresis tiene un grave impacto en la autoestima, el bienestar emocional, la actividad diurna del niño y su rendimiento escolar y social. Muchos no salen de casa, no acuden a campamentos de verano y no duermen fuera de casa por vergüenza, por eso es importante que, ante la mínima sospecha, se acuda al médico para que diagnostique y trate al niño si fuera necesario.

También puede interesarte:

¿Eres antivacunas? El testimonio de esta madre (y la evidencia médica) pueden hacerte cambiar de opinión

La adicción silenciosa que deriva en situaciones preocupantes

Para esto (sí) conviene que tu hijo tenga RRSS