10 ideas dulces bajas en calorías para días de confinamiento

Aunque no seamos Husain Bolt o Serena Williams, la falta de ejercicio nos afecta. La actual situación de confinamiento en la que nos encontramos hace que nuestra actividad física haya disminuido prácticamente a cero (aunque siempre nos quedan las tablas de entrenamiento propuestas por entrenadores virtuales). Por eso, conviene modificar nuestra alimentación para evitar, en la medida de lo posible, tomar más calorías de la cuenta. En este apartado, los sospechosos habituales son los postres. Lo ideal sería desterrar el azúcar de nuestra dieta mientras el coronavirus no remita, pero también es duro que los días pasen sin ningún capricho que echarse a la boca. Por eso, aquí van unas cuantas ideas para preparar postres no-tan calóricos.

La fotogenia de la piña braseada

Piña braseada. Aunque los botes de piña en almíbar acechen en el fondo del armario, es mucho mejor idea comprar una piña natural y trocearla. Para darle un puntito especial, tan solo hay que pasarla por una sartén o plancha caliente, de forma que los azúcares naturales de la fruta se caramelicen. Deliciosa.

Macedonia de frutas. Sencillo y de la vieja escuela. Tan solo hay que trocear distintas frutas como pera, manzana, plátano, mandarina o fresa. Con añadirle zumo de naranja, tendremos una macedonia fantástica. Para un punto diferente, podemos incluir granada.

Manzanas asadas. Otro postre clásico que puede ser la solución a nuestros antojos. Tan solo hay que seleccionas unas manzanas no demasiado ácidas -la variedad Golden, por ejemplo, es perfecta- y meterlas en el horno con un poco de canela. Si queremos, podremos añadirle azúcar, pero lo cierto es que no es necesario.

Las manzanas asadas llegan en nuestra ayuda

Haz bizcochos, galletas, magdalenas... pero con harina integral. Si eres de las personas que no pueden pasar sin algo de repostería casera pero al mismo tiempo quieres cuidarte, aquí va un consejo: sustituye la harina blanca por harina integral. Es posible que la cuota calórica no se reduzca mucho, pero vas a ganar fibra por un tubo, lo que te mantendrá saciado por más tiempo y te ayudará en la necesaria tarea de ir al baño a diario.

Torrijas ¡al horno! Vale, está claro que este postre clásico de esta época del año no deja de estar hecho a base de pan, pero se le pueden quitar algunas calorías si se preparan al horno en lugar de freírse con abundante aceite. ¿Lo mejor de todo? Que el sabor es prácticamente idéntico.

Las torrijas, más sanas que nunca

Granizado de naranja. Sí, lleva un poco de azúcar, pero podemos variar la cantidad en función de nuestros gustos. En realidad, es tan sencillo como exprimir unas cuantas naranjas, mezclar el zumo con un poco de azúcar y congelar el resultado. Si además ponemos el resultado en una naranja cortada a la mitad y vaciada, nos sentiremos como si estuviéramos en un resort pasando unas vacaciones.

Carpaccio de fresas. Basta con cortarlas en láminas muy finas y dejarlas macerar con un poco de vinagre y un pelín de azúcar. Esta mezcla es el aliño perfecto para lograr un postre saludable pero con un poco de gracias que se puede acompañar de un pelín de yogur natural.

Queso fresco con frutos rojos. De todos los quesos, el fresco es el que tiene menos calorías. Batirlo y acompañarlo de una selección de frutos rojos da lugar a una mezcla irresistible capaz de poner algo de alegrías a las comidas del día a día.

El pudding de chía es una idea buenísima para hacer un postre resultón y sano

Pudding de chía. Las semillas de chía son muy agradecidas para hacer un pudding muy bajo en calorías. Tan solo tenemos que coger unos 80 gramos de semillas y mezclarlas con un par de vasos de leche. Aromatizamos con vainilla y canela y dejamos que la magia se produzca en el frigorífico durante la noche. Al día siguiente , tendremos un pudding delicioso que aún podemos tunear con trozos de plátano, frutos rojos o pepitas de cacao puro.

Postre con pandan. Vale, es casi imposible que en la situación actual vayamos a encontrar esta planta asiática, pero es una buena idea para cuando todo esto pase y queramos seguir manteniendo nuestra línea de crear postres ricos y sanos. La esencia de pandan puede emplearse para dar un toque especial a postres como la cuajada o la pana cotta sin necesidad de que tengamos de utilizar medio paquete de azúcar...

Más historias que te puedan interesar