10 consejos para prevenir la cistitis en verano

·4 min de lectura
Photo credit: Eternity in an Instant - Getty Images
Photo credit: Eternity in an Instant - Getty Images

Para muchas, el verano es época de sol y playa, de noches de chiringuito y sobre todo de descanso. Pero para otras tantas, por desgracia, todos esos planes idílicos van acompañados de la molesta cistitis, una infección urinaria que afecta especialmente a las mujeres y cuyos síntomas más habituales son las ganas constantes de orinar y el escozor.

¿Por qué aparece la cistitis en verano?

En realidad, esta infección puede aparecer en cualquier momento del año. Pero la humedad de los bañadores, el agua fría de las piscinas o del mar, el calor y el aumento de las relaciones sexuales durante las vacaciones –que pueden alterar la flora y los mecanismos de defensa de la vejiga–, son factores que se dan especialmente en verano y que favorecen aparición.

¿Qué es la cistitis?

La cistitis es una infección urinaria que afecta especialmente a las mujeres –se calcula que el 50% de nosotras la sufrimos al menos una vez en la vida–. Esta infección se caracteriza por sus síntomas más habituales: ganas constantes de orinar, sangre en la orina, escozor y (aunque en menor medida) dolor lumbar.

Se padece más durante el verano porque la humedad favorece su aparición, y pasarnos el día en bañador o metidas en la piscina no ayuda. Pero no es la única razón: las relaciones sexuales o una higiene inadecuada también pueden provocar su aparición. Todos estos factores alteran la flora regional y sus mecanismos de defensa.

Cómo prevenir la cistitis en verano

Si no quieres que la cistitis vuelva a amargarte las vacaciones, desde la Unidad del Suelo Pélvico de la Clínica Rozalén, el laboratorio Mabofarma y nuestra experiencia, nos dan los mejores consejos y recomendaciones para evitar esta irritante infección.

1. Sigue una higiene íntima correcta

Para llevar una buena higiene en la zona íntima, se recomienda lavar los genitales desde la zona anterior a la posterior para evitar que los gérmenes localizados en el área anal lleguen a la uretra. Evita también el uso de jabones que puedan ser irritantes y contraproducentes. En su lugar, utiliza geles específicos o neutros.

2. Cámbiate de bañador

Si vas a estar mucho tiempo en la playa o en la piscina, es recomendable evitar permanecer todo el día con el mismo bañador porque la humedad que se impregna en el cuerpo facilita la proliferación de bacterias, como la Escherichia coli, un tipo de bacteria que vive en el intestino y que suele ser la responsable de la cistitis.

3. Utilizar ropa interior de algodón

Además de cambiar de modelo de bañador cada cierto tiempo, también se recomienda utilizar prendas de baño e interior que permitan la transpiración y, por consiguiente, que eviten la humedad y su correspondiente nido de cultivos de bacterias.

4. Ve al baño con regularidad

Salvo el momento de dormir por la noche, los expertos recomiendan ir al baño cada cuatro horas aunque no tengas ganas para no retener la orina mucho tiempo.

5. Ten cuidado con tus relaciones sexuales

Aunque nunca se transmitirá la cistitis por esta vía, lo cierto es que el incremento de las relaciones sexuales en verano puede favorecer este tipo de infecciones. Para ello, se recomienda el uso de preservativo y una correcta higiene antes y después del coito. También es aconsejable hacer pis después de mantener relaciones sexuales.

6. Ejercita el suelo pélvico

Los músculos del suelo pélvico pueden ser grandes aliados para evitar la cistitis, ya que si se fortalecen, la vagina permanece más cerrada y protegida de posibles infecciones externas. Para ello, puedes usar los ejercicios de Kegel, los hipopresivos, las bolas chinas o acudir a un fisioterapueta especializado en esta disciplina.

7. Bebe mucha agua

Mantener una adecuada ingesta de agua (un litro y medio o dos al día) no solo te ayudará a estar hidratada y evitar retener líquidos, sino que aumentará tu volumen de orina lo que te ayudará a eliminar gérmenes. Recuerda que el agua que se recomienda tomar al día (que puede aumentar hasta 3 litros en verano), no implica solo beber, sino también comer alimentos ricos en ella, como frutas o verduras.

8. Toma alimentos con fibra

Comer frutas, verduras y productos integrales con un alto contenido en fibra contribuye a regular el tránsito intestinal y así evitar el estreñimiento, que dificulta la expulsión de bacterias. Además, es importante lavar muy bien las verduras que se comen en crudo y se utilizan para ensaladas

9. Evitar ciertos alimentos

Según los expertos, se recomienda controlar el consumo de alimentos con acción acidificante (como, por ejemplo, el azúcar, la harina blanca, algunos lácteos) y, además, excitantes (como el alcohol, la cafeína y el tabaco) para prevenirla.

10. Alíate al arándano rojo

Ya sabes que los frutos rojos tienen tantas propiedades beneficiosas para la salud, que deberías incluirlos en tu dieta. Pero en este caso en particular, el arándano rojo será tu mejor baza para evitar y tratar la cistitis. ¿Por qué? Esta fruta tiene un alto contenido en proantocianidina tipo A, un polifenol que actúa de dos formas: elimina el E.coli a nivel intestinal e impide que el germen se pegue a la pared de la vejiga. Los expertos de la Clínica Rozalén recomiendan tomar un comprimido por la noche, ya que es cuando se acumula más orina. En mujeres que tienen infecciones reiterativas, aconsejan tomar un comprimido justo antes o después de la relación sexual.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente