10 consejos para correr la Behobia-San Sebastián si eres un novato en la prueba

consejos para correr la behobia san sebastián
10 consejos para correr la Behobia-San SebastiánJuan Herrero

Quien lo probó, lo sabe. La Behobia-San Sebastián no es una carrera más. Y lo demuestran sus números. Los 30.000 corredores que este domingo volverán a ponerse en la línea de salida de Irún, los dorsales agotados desde hace semanas. Será su perfil rompepiernas, la afición vasca, el txirimiri (o hasta el granizo, como en 2019) cuando hace acto de presencia o la belleza de la bajada hasta Donosti, pero una carrera especial, requiere consejos especiales.

Por eso hemos preguntado a tres experimentados compañeros de redacción, Carlos Jiménez, Lola López y Joaquín Gasca, que el año pasado terminaron la Behobia qué recomendarían a los corredores que este año se lancen a por los 20 kilómetros más famosos del país. Y nos ha salido este decálogo.

consejos para correr la behobia san sebastián
Juan Herrero

1- ¡Ten cuidado con los pintxos!

Si vas a la Behobia desde fuera del País Vasco, seguramente no llegues el domingo por la mañana, sino que aproveches para disfrutar de un fin de semana en Donosti desde el viernes. Y en una ciudad que ofrece tantos manjares gastronómicos, hay que tirar de autocontrol. "Cuidado con los pintxos del centro, es mejor guardarse para la comida del domingo, y ahí sí te puedes tomar los que no te comiste antes", advierte Gasca. "Deja un poco para que cuando termines te puedas pegar un buen homenaje y celebrarlo", coincide Jiménez.

plates of pintxos
Sergio Amiti - Getty Images

2- Disfruta del ambiente (y del olor)

Si algo enamora a los corredores de la Behobia-San Sebastián y les convierte en fieles a la carrera, es el ambiente que se respira. "La salida es un espectáculo. Se vive como una etapa del Tour de Francia o de la Vuelta a España, con todos los pueblos en la calle y los niños animándote. La gente tiene la deferencia de leerte el nombre en el dorsal para animarte. Ahí se produce el efecto dorsal del que todo el mundo habla y hace que aumente tu ritmo habitual de carrera", cuenta Joaquín.

Nuestro compañero también tiene clavado el olor previo a la carrera, uno por el que merece mucho la pena cogerse el tren desde San Sebastián hasta Irún. "No he visto un olor a running más chulo, no solo por el réflex, sino por la expectación y la emoción. Es muy divertido de vivir".

3- No experimentes con el desayuno

Es un consejo que vale para la Behobia y para cualquier carrera matinal, en la que el combustible más reciente en la salida es el desayuno, es no experimentar con la primera comida del día. "Desayuna lo que suelas tomar, no experimentes, al igual que los geles en carrera si no quieres pagarlo", aconseja Jiménez. Y como desde esa comida hasta la salida pueden pasar hasta tres horas, López aconseja llevar algo de comer a la salida, aunque sea un plátano o una barrita energética y una botella de agua. "La organización coloca puestos con té y café caliente, pero para evitar colas, mejor lleva tus propias provisiones", apunta.

4- Vete con tiempo

No es una carrera urbana en una misma ciudad. Hay que cambiar de municipio para llegar hasta la salida y lidiar con otros 30.000 corredores y una afición mucho más numerosa de lo normal, por lo que el peligro de aglomeraciones que retrasen tu plan es alto. "La mayor parte de los corredores se suele alojar en San Sebastián y para llegar a la carrera, en el barrio de Behobia de Irún, hay que coger un tren y, posteriormente, unos autocares de la organización te llevan a la salida, en una recta junto al río Bidasoa. Para evitar nervios y agobios es mejor ir con tranquilidad", nos aconseja Lola. Y ese billete de tren, mejor comprarlo el día antes, afirma Carlos.

5- Lleva abrigo a la salida

Aunque en este inicio de noviembre de 2022, Euskadi se ha convertido en una región tropical, y las temperaturas el domingo marcan entre 16 y 23 grados, la lógica general invita a pensar en un ambiente fresco y húmedo a primera hora de la mañana a orillas del Bidasoa. "la organización pone muchas oleadas, así que es fácil que puedas estar más de una hora esperando a que te toque el turno de salida. Por eso es importante ir con alguna sudadera vieja que te puedas dejar puesta hasta que llegue el momento de correr. La organización tiene dispuestos contenedores para depositar la ropa, que después dona a ONGs", nos cuenta López. "Aunque sea un chubasquero desechable o incluso una bolsa de basura te protegerán del frío desde que salgas de casa hasta que corras", apunta Jiménez.

behobia san sebastian suspendida
Cano Fotosports

6- Sal con un ritmo cómodo...o lo pagarás

Si la Behobia no es una carrera cualquiera también es porque aunque se desarrolle por asfalto, el perfil se parece más al de una prueba de trail running que al de una carrera urbana. El recorrido marca dos cotas muy temidas, Gaintzurizketa, que se corona pasado el kilómetro 8, y Miraruz, en el 17, aunque tras el primer kilómetro ya empieza la cuesta arriba y es un sube y baja casi constante.

A Carlos no le importa correr cuando la carretera se empina, y aún así nos dice que lo mejor que se puede hacer es reducir el ritmo y correr con tranquilidad "y de paso disfrutar de los paisajes espectaculares que hay al llegar al primer alto". "En el segundo, aunque ya llevas muchos kilómetros acumulados en las piernas, gracias a la animación de la gente apenas notas que estás subiendo", apunta.

"Si sales fuerte, lo vas a pagar bastante pronto. Para empezar, los primeros kilómetros son subes y bajas continuos que machacan las piernas. Si has salido muy fuerte y en las bajadas te has venido arriba superando tu ritmo inicial, el alto del kilómetro 7 te va a poner en tu sitio. Es mejor coger un ritmo continuo y cómodo para ti y mantenerlo durante esta primera parte, tanto en las subidas como en las bajadas evitando el desgaste que supone los continuos cambios de ritmo. El otro punto complicado y en donde muchas personas desfallecen, porque ya se nota el peso de los kilómetros es en el 16, de constante subida".

7- Entrena las cuestas las semanas previas

Precisamente un recorrido tan irregular como el de la Behobia hace especialmente aconsejable preparar cuestas tanto de subida como de bajada, e incluirlas en las series de velocidad y las tiradas largas, claro que esta es una advertencia que deberás tener en cuenta con semanas de anticipación. Una vez que llegues al Guipuzcoa, mejor descansar porque aunque Donosti sea una ciudad que invite al paseo, es mejor estirar las piernas, pero sin hacer muchos kilómetros de aquí para allá, apunta Gasca.

8- Prepara el kilómetro 17

Ese temible Alto de Miracruz, donde el famoso cocinero Juan Mari Arzak tiene restaurante, ese kilómetro mortal del kilómetro 16 y 17 cuando ya pican las piernas, hay que anticiparlo. "Se hace muy cuesta arriba, valga la broma", dice Gasca. Los tres coinciden en que conviene tomarse un gel energético un rato antes para llegar con fuerza y encontrar un plus. Joaquín y Carlos lo recomiendan en torno al kilómetro 10 u 11, en torno a la mitad del recorrido, mientras Lola se tomó uno en el kilómetro 9 y otro en el 15 para llegar con fuerza a la meta. "Me funcionó, porque en la del año pasado bajé tres minutos con respecto a mi primera Behobia antes de la pandemia".

9- Y déjate llevar hacia la meta

Y después de la subida, de superar esos 40 metros de desnivel en un kilómetro, llega la bajada, casi hasta la meta salvo una pequeña y casi imperceptible tachuela. De Miracruz al Boulevard de San Sebastián, todo es un disfrute. "Cuando coronas, los tres últimos kilómetros son hacia abajo, así que en la subida puede hacer el último esfuerzo y dejarte llevar", recomienda Gasca. "Llegará un momento en el que sin apenas darte cuenta verás que estás corriendo bastante rápido", recuerda Jiménez. Y si buscas marca, "es el momento de avivar el ritmo", nos dice López.

san sebastian panorama
Krzysztof Baranowski - Getty Images

10-No te preocupes si te retiras

Si no has llegado a esa bajada, porque el recorrido de la Behobia se te ha hecho tan difícil que no puedes llegar a meta o simplemente te has lesionado, no te preocupes por echarte a un lado en mitad de la carretera. "Hay coches que velan por la seguridad de todos los corredores y con rapidez te recogen y te llevan a la meta. También me sorprendió las unidades móviles y ambulancias que había en diferentes puntos del recorrido y lo rápido que acudían en caso de necesidad", nos relata Lola.