10 canciones que estuvieron a punto de representar a España en Eurovisión

·9 min de lectura
Photo credit: Lluís Domingo
Photo credit: Lluís Domingo

¿Ha llevado siempre España a Eurovisión la mejor propuesta que tenía a mano en cada momento? La respuesta parece obvia, sobre todo si tenemos en cuenta las bajas puntuaciones que nuestro país ha recibido reiteradamente, en especial en los últimos años: No. Por una cosa u otra, en muchas ocasiones hemos enviado cantantes y canciones con pocas opciones de lograr una buena posición mientras dejábamos en casa artistas y temas mucho más atractivos o adecuados para el certamen.

A lo largo de todos estos años, desde su primera participación en 1961, RTVE ha alternado las elecciones “a despacho cerrado” con la organización de sistemas de selección abiertos a la audiencia, y en algunos casos en los que el público tenía voz y voto. En todos los casos la suerte ha sido dispar: a Rodolfo Chikilicuatre lo eligió una democracia que por aquel entonces entendía que, ante el descrédito creciente de Eurovisión, gastar una broma era la opción más razonable. Por otro lado, dicen que en los años 80 RTVE nos privó de ser representados por bandas como Mecano, Gabinete Caligari, Alaska y Dinarama u Olé, Olé, que si bien no garantizaban la victoria, sí habrían sido consideradas opciones sólidas. En Pasaporte a Dublín, el mítico programa que sirvió para elegir a nuestro candidato a Eurovisión en 1971, participaban Rocío Jurado y Nino Bravo, pero el jurado decidió elegir a Karina (quien por cierto acabaría en una excelente segunda posición en Dublín 71). Otros, como Raphael (por cierto, ¿sabes por qué se escribe con "ph"?) y sus fans, se quedaron con ganas de más Eurovisión: tras sus dos participaciones consecutivas en los años 60, se rumorea que en los 90, quizás en el momento de menor popularidad de toda su carrera, pudo ir a Eurovisión con Escándalo, un temazo que debería haber calado entre la audiencia europea.

En todo caso, en este artículo huiremos de rumores y nos centraremos en canciones y cantantes que estuvieron irrefutablemente cerca de representarnos en Eurovisión, pues participaron en procesos de selección emitidos por TVE. Estas canciones “derrotadas” lograrían en muchas ocasiones una popularidad superior a la del tema que las había vencido. Eso no significa necesariamente, que hubiesen logrado una mejor posición, pero relatan su propia historia de aquello que pudo ser y no fue.

10. Blas Cantó. No fue a Eurovisión con Universo

¿Era mejor la canción que Blas Cantó debía defender en Eurovisión 2020 que la que finalmente interpretó en 2021? Es fácil hablar a posteriori, tras los pírricos 6 puntos que obtuvo Voy a quedarme el año pasado. Pero las sensaciones son inequívocas: Universo aprovechaba mejor las facultades vocales del ex miembro de Auryn, y si bien no parecía una opción ganadora (de hecho el nivel de aquel Eurovisión cancelado por la pandemia era altísimo), tampoco hubiese merecido el desprecio que al año siguiente obtuvo la sosa balada que Blas cantó (perdón) en Rotterdam 2021.

9. Las Supremas de Móstoles. No fueron a Eurovisión con Eres un enfermo

Coristas de extensísima trayectoria, las Supremas de Móstoles estuvieron a punto de representar a España en 2005. Las hermanas Bodega apostaron por el humor con una canción sobre un marido adicto al sexo por Internet, con un estribillo que pronto haría fortuna en el imaginario popular de la sociedad española. En aquel Eurovisión 2005: Elige nuestra canción, Son de Sol acabarían superando en las votaciones por poco más de una décima a las Supremas. Su canción, Brujería, acabaría cuarta por la cola en el festival celebrado en Ucrania.

8. Leklein. No fue a Eurovisión con Ouch

La edición de 2017 de Objetivo Eurovisión, el formato con el que TVE eligió a nuestro representante en Eurovisión aquel año y el anterior, fue una de las más polémicas que se recuerdan. Agresiones en plató, protestas en el Congreso de los Diputados… todo por la selección de Manel Navarro, quien arropado por un locutor de Los 40 Principales que era miembro del jurado, acabó superando a las artistas Mirela y Leklein, que habían sido mucho más votadas por el público. A la toledana Leklein, bien de estilo, bien de voz y bien de luces y escenografía, quizás le perjudicó que un año antes Barei, con un tema similar y también cantando en inglés, no obtuviera la clasificación esperada en Eurovisión. En todo caso, Manel Navarro acabaría último, con 5 puntos y un gallo final para la historia, en la que es la peor clasificación histórica de nuestro país en Eurovisión. No es descabellado pensar que con Leklein nos hubiera ido mejor.

7. Sonia y Selena. No fueron a Eurovisión con Yo quiero bailar

Himno de chiringuito dosmilero por excelencia, el hit de las exuberantes Sonia y Selena ni siquiera destacó en el loquísimo Eurocanción 2001, posiblemente el programa de televisión más hortera en el que jamás hayamos elegido a un candidato a Eurovisión. La rubia y la morena quedaron novenas en una preselección en la que triunfó David Civera, que con su Dile que la quiero lograría en Copenhaguen 2001 una sobresaliente sexta plaza. Difícilmente Sonia y Selena hubiesen quedado mejor, pero el tiempo ha elevado al altar de los dioses kitsch su temazo veraniego por excelencia.

6. Raúl. No fue a Eurovisión con Sueño su boca

El cantante vasco probó fortuna en Eurocanción 2000 con una canción que arrasaría en las pistas de baile pachanguero a principios del milenio. Quedó segundo, solo superado por un Serafín Zubiri que ya había representado a España en 1992 y que repitió en Estocolmo 2000 con Colgado de un sueño. Tras el concurso, Raúl reformuló su balada Sueño su boca acelerándola y convirtiéndola en hit veraniego bailado por miles de adolescentes con camisa desabrochada y pelo-pincho engominado. Raúl, por cierto, lo volvió a intentar en Mira quién va a Eurovisión, el programa con el que elegimos a Ruth Lorenzo como representante española en Eurovisión 2014. Quedó cuarto y acabaría siendo presidente del Jurado español de Eurovisión en aquella edición.

5. Merche. No fue a Eurovisión con No pidas más amor

Volvemos a Eurocanción 2001, la edición de David Civera y Sonia y Selena, para encontrarnos con Luna, el nombre artístico con el que la cantante Merche probó fortuna para representar a España en Eurovisión. Lo hizo con una canción que meses más tarde, gracias a su adopción por parte de Gran Hermano 2 como tema recurrente en los video-resúmenes, le labraría un nombre en la industria musical española: No pidas más amor, un lamento sobre por qué es importante no perder de vista los límites de la Friendzone. Merche/Luna quedó sexta, lejos de los 108 puntos que permitieron a David Civera ganar aquel proceso de selección.

4. Aitana y Ana Guerra. No fueron a Eurovisión con Lo malo

En una de las múltiples ocasiones en las que los representantes de España en Eurovisión salieron de la Academia de Operación Triunfo, Aitana Ocaña y Ana Guerra formaron pareja para defender Lo malo (o Chico malo, como se titulaba originalmente), un tema compuesto por la gaditana Brisa Fenoy que lo tenía todo para triunfar en Eurovisión 2018. Con la música latina resoplando con fuerza en todo el planeta, la canción tenía un estribillo pegadizo y pronto hizo fortuna en las pistas de baile de nuestro país. Era la mejor de las propuestas que Operación Triunfo lanzó aquel año para el Festival de Eurovisión, pero el público se dejó encandilar por el romance televisado de Alfred y Amaya y llevó en volandas a los tortolitos a Lisboa 2018, con una balada más pegajosa que bañarse en miel. “Almaya” obtuvieron el puesto número 23 de 26, en otra calamitosa edición para los intereses de nuestro país.

3. David Bisbal. No fue a Eurovisión con Corazón latino

Estaremos de acuerdo en que el Europe’s Living a Celebration de Rosa de España fue todo un fenómeno mediático. Pero en aquel “Operación Triunfo” original despuntaba por encima de todos el almeriense David Bisbal, con sus rizos de oro, sus gorgoritos y aquel diseño de vestuario tan propio de su tiempo. Corazón latino quizás no era mejor canción que la que finalmente llevamos a Estonia en 2002, pero rezumaba españolidad por los cuatro costados y le regalaba a Europa una colección de tópicos (sangre caliente, aroma de palmera, sabor a sal y un verano sin fin) de esos que nos llevan a ser el principal destino turístico del Viejo Continente. Veníamos, además, del éxito de David Civera en la edición anterior con otro tema latino, por lo que es posible que Bisbal hubiese acabado mejorando aquella meritoria séptima posición que Rosa se trajo de Tallín.

2. Rigoberta Bandini. No fue a Eurovisión con Ay mamá

En esta lista plagada de éxitos no podía faltar la oda a las madres de Rigoberta Bandini, para quien firma, la mejor canción, con diferencia, del Festival de Benidorm 2022. Ay mamá había logrado interpelar a un sector de la población que jamás se hubiese interesado en Eurovisión, pero los votos del jurado acabaron alzando a Chanel como nuestra representante este año, mientras las Tanxugueiras se hacían con el favor del público y Rigoberta Bandini quedaba un poco en tierra de nadie. Con los años, probablemente, nadie recuerde la letra de SloMo (si es que alguien logra desencriptarla). Y sin embargo todos seguiremos vociferando aquello de “No sé por qué dan tanto miedo nuestras tetas” como si de un cántico futbolero se tratara.

1. La Casa Azul. No fueron a Eurovisión con La revolución sexual

El año del Chiki-Chiki se coló en la terna de candidatas españolas a Eurovisión una joya a la que las risas, el maiquelyason y el briquindans eclipsaron en un primer momento. En el escenario de aquel Salvemos Eurovisión presentado por Raffaela Carrá irrumpió un tipo con casco y estética futurista que respondía al nombre de Guille Milkyway, quien con su voz aflautada presentó una canción que el tiempo haría eterna. Como el sentir general de aquel año alrededor de Eurovisión era de cachondeo generalizado, muchos confundieron La Casa Azul con una fricada sin advertir que estábamos ante uno de los grandes himnos de toda una generación. “La revolución sexual” quedaría tercera en aquella preselección, Rodolfo Chikilicuatre acabaría firmando una honrosa 12ª plaza en Belgrado 2008, pero el tiempo acabaría haciendo justicia con el temazo de La Casa Azul, considerada por muchos, a día de hoy, como la mejor canción que estuvo a punto de representar a España en Eurovisión.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente