Así trata a los gatitos Karl Lagerfeld

En las últimas entregas sobre las filias y fobias del diseñador más… (que cada cual inserte su adjetivo favorito para Karl Lagerfeld) nos enteramos de que consideraba que Adele tenía sobrepeso –aunque una cara y una voz muy bonitas, eso sí– y que había dedicado una colección a La India porque, aunque nunca había estado allí, si le inspiraba el hecho de pensar que viajaba a este destino en avión.


¿Por qué esta precisión? Porque los aviones son sus lugares favoritos sobre el planeta Tierra. ¿Por qué? Porque cuando está en ellos no tiene que hablar con nadie, cosa que la mayor parte del tiempo detesta. Estas semanas el Kaiser ha entregado un nuevo capítulo en la historia de sus geniales delirios y ha demostrado que… es capaz de amar. Sí, el hombre de hielo perpetuamente a unas gafas de sol pegado –y a una Coca-Cola Light servida en vaso de Baccarat– ha contado en una entrevista a WWD –web especializada en moda– que está absolutamente feliz, emocionado y obsesionado con su gata Choupette. Ya dijo que nunca había querido hijos porque no podría haber soportado el varapalo de que “fuese feo” (sic), pero con esta siamesa todo es diferente. La gatita perteneció Jean Baptiste Giabiconi –que es algo así como el protegido de Karl Lagerfeld–. Jean Baptiste se fue de viaje unas semanas y la dejó al cuidado de Karl –un gesto muy confiado, todo hay que decirlo– y el Kaiser se negó a devolvérsela.


[Relacionado: El diseñador que hizo adelgazar a Karl Lagerfeld ha vuelto a la moda]

Parece ser que le pareció tan adorable que no pudo ya imaginar su vida y su casa sin ella… Choupette come en la mesa con él, recibe los cuidados de dos asistentas que la vigilan y siguen día y noche, disfruta del iPad que le ha regalado Karl –sí, tal cual– y propicia que sus dos cuidadoras escriban todo lo que hace a lo largo de sus mimados días, en una suerte de diario-memorias gatunas. Así habla Karl de su minina: “Tiene una personalidad muy fuerte. No quiere comer nada del suelo. Duerme en un cojin y sabe usar el iPad”. Esto está fotográficamente demostrado por el Kaiser en su Twitter. A Choupette, que ya es un fenómeno viral, le han creado un Twitter donde contesta ficticiamente todas las preguntas que la comunidad se formula sobre su privilegiada vida. Hay una pregunta para ti, Choupette.