Úrsula Corberó: así ha cambiado físicamente la conocida actriz

Photo credit: D.R.
Photo credit: D.R.

Úrsula Corbero parece no cambiar. Para muchas es Tokio de ‘La casa de papel’, pero, para las más nostálgicas, sigue siendo Ruth de 'Física o Química'. Han pasado muchos años -demasiados, tanto que es normal percibir como una arruga aparece en nuestro cutis con solo contarlos- desde que una caracterizada Úrsula Corbero entraba, con su melena rubia, a las clases del instituto Zurbarán y, ahora, convertida en una estrella de Hollywood, que se codea con Jimmy Fallon, es inevitable no percibir su asombrosa evolución. Como actriz, sí, pero también en el terreno fitness.

A lo largo de estas etapas, en la que la hemos visto adoptar todo tipo de cortes y tonos en su melena -convirtiéndolos en tendencia, al microsegundo de posar-, es inevitable no detectar como su silueta se ha ido estilizando y, al mismo tiempo, su masa muscular se ha ido fortaleciendo, al ritmo de las diversas rutinas que, por trabajo y por pura afición, han favorecido a esa paulatina, pero intensa, evolución física que nos ha dejado asombradas al deslizar veloces por su perfil en redes sociales. Al mismo ritmo casi que, el de su antigua compañera de reparto, Andrea Duro. Y es que solo Úrsula podía lucir un vestido, con esas aberturas en el lateral, con tremendo estilazo.

Photo credit: Juan Naharro Gimenez - Getty Images
Photo credit: Juan Naharro Gimenez - Getty Images

La relación de Úrsula Corbero con el deporte

Si hace unos años, durante las presentaciones, galas y alfombras rojas, ya podíamos detectar que Úrsula tenía una silueta espectacular, ahora, que está mucho más trabajada y definida, solo podemos asentir y añadir: “Ya lo decíamos”.

No obstante, una de las cosas que más nos maravilla es que, a pesar de ya rozar los 24 millones de seguidores en su perfil de Instagram, Úrsula no ha cesado de mostrar esa característica cercanía con su audiencia compartiendo momentos especiales donde, por supuesto, sus rutinas de ejercicios también encuentran su espacio, pese a que estas han ido cambiando al ritmo de sus preferencias.

Eso sí, siempre que se la ha preguntado por ello, lo ha afirmado con rotundidad: sus mañanas, cuando los rodajes y demás compromisos se lo permiten, siempre tienen un hueco para el deporte. De esta forma, hemos visto como el running se convirtió en una de sus disciplinas favoritísimas.

Tanto que, incluso, se adentró entre las calles de la capital francesa, para disputar los 10 kilómetros en París. Y, aunque, con pesar, tuvo que dejar a un lado las carreras, rápidamente la vimos adentrarse en disciplinas donde el yoga y pilates; con las que ha logrado ganar elasticidad y resistencia, cobraron relevancia en sus diversos y variados entrenamientos que han potenciado que hoy, con cada una de sus apariciones, nos quedemos alucinando. Mirad, mirad, ¿se puede estar más tonificada?

Y, lo que tampoco han ido faltando a lo largo esta larga, pero muuy intensa evolución física, son los imprescindibles ejercicios de 'abs', glúteos y piernas, con los que ha logrado que suban a otro nivel.

De hecho, con su debut en el show de Jimmy Fallon hace unas semanas, ya nos quedamos mirando sus espectaculares y vigorosas piernas, ¡que podrían competir perfectamente con las que luce JLo!

Photo credit: NBC - Getty Images
Photo credit: NBC - Getty Images

Y es que parece que no hay deporte que se le resista, pues más allá de sus intensas rutinas de gimnasio, sus sesiones de yoga o pilates e, incluso, sus preparaciones para distintos rodajes... ¡esquía de maravilla!

El otro pilar imprescindible de su evolución física

Más allá de su innegable afición por todo tipo de deportes, Úrsula siempre ha defendido la importancia de seguir una buena alimentación equilibrada y variada. Solo así se puede alcanzar ese ansiado bienestar, idóneo para "recargar las pilas" favoreciendo al propio organismo. De hecho, en sus diferentes viajes o entrevistas, siempre se la ha visto o ha dicho que ella nunca se priva de comer algo que le apetece.

Su secreto, eso sí, está en las proporciones. Es decir, comer de todo pero de manera equilibrada. Todas repetiríamos hasta la saciedad de esos deliciosos platos apodados como placeres culpables, pero no sería nada saludable.

De esta manera, con constancia, dedicación y, por supuesto, afición; Úrsula Corberó ha logrado esa increíble evolución física.