La ópera sobre Magallanes y Elcano busca financiación para no naufragar

·4 min de lectura

Washington, 23 sep (EFE).- El viaje de Magallanes y Elcano por el mundo de la ópera transcurre sin rumbo fijo ni puerto en el que atracar. El icónico Kennedy Center de Washington ha acogido esta semana la interpretación de algunos fragmentos de la obra compuesta para el quinto centenario de la primera vuelta al mundo, que aún no ha sido estrenada ni tiene quién la produzca.

"Aunque nuestro proyecto fue uno de los primeros y era una de las grandes joyas de la corona en las actividades conmemorativas del quinto centenario, todo se ha quedado un poquito atrancado y no ha podido salir a flote, estamos buscando financiación para producirlo", cuenta a Efe el tenor Israel Lozano.

Con todo el proyecto listo -diseño de vestuario, escenografía e iluminación incluidos- la "Ópera Magallanes–Elcano. No hay rosa sin espinas" no encuentra quien invierta en producirla, según cuentan a Efe sus dos protagonistas, Lozano, que interpreta a Elcano, y el barítono Luciano Miotto, en el papel de Magallanes.

"Estamos esperando a ver quién nos puede 'esponsorizar' para poder hacerla. Estamos huérfanos, pese a haber recibido el título de Proyecto de Interés Especial por la Comisión Nacional para la Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo" (creada por el Gobierno de España), explica a Efe Miotto, en uno de los ensayos de la obra en Washington.

El Kennedy Center de la capital estadounidense fue el lugar donde los asistentes al concierto "Antología de la Zarzuela" pudieron escuchar el jueves por la noche algunos fragmentos de la ópera, interpretada por la Pan American Symphony Orchestra, fundada hace treinta años por el argentino Sergio Alessandro Buslje.

En una noche de homenaje a la música española en la que se interpretaron varias zarzuelas clásicas, fueron tres los fragmentos de la ópera que se presentaron: "Canción de Beatriz", "Infeliz de mí" y "Aria de Elcano".

La ópera es una obra con libreto del historiador sevillano José Manuel Núñez de la Fuente y música de los italianos Marco Raghezza y Giovanni Scapecchi, y comenzó a crearse en 2012, "con visión de que en el 2019 se iba a celebrar el quinto centenario", recuerda Miotto.

En Washington cantaron vestidos de frac, no con los trajes de época que han sido diseñados para un hipotético estreno futuro de la obra. "Este concierto tenía que haber sido en Sevilla, qué lástima que no hemos tenido la oportunidad", apunta por su parte Lozano.

Estos proyectos, explica, "son grandes y en ellos están involucrados no solamente los solistas, sino un coro, una orquesta, una escenografía... Demandan un presupuesto importante y normalmente salen con coproducciones entre teatros".

En su día hubo negociaciones para que se estrenara en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, pero llegó la pandemia y todo el proyecto quedó en el aire.

Todo esto, recuerda el tenor, pese a los incentivos fiscales que está dando el Gobierno español para que los patrocinadores de los proyectos creados para la conmemoración puedan desgravar entre el 45 y el 90 % de lo invertido.

La ópera dura dos horas y media, detalla Lozano, y con ella se ha buscado hacer balance entre "un formato tradicional histórico" que refleja, por ejemplo, el vestuario de época, y lo moderno de las nuevas tecnologías, aprovechando "proyecciones y luminotecnia".

"Está todo en papel planificado, incluso el vestuario. La puesta a punto para el arranque es lo que falta", insiste Lozano, quien asegura que hasta el momento nadie ha cobrado nada por este proyecto, sino que ha sido una inversión de futuro.

El tenor está involucrado en él casi desde el comienzo y, aunque al principio solo iba a ser el intérprete encargado de poner voz a Elcano, acabó siendo también el productor artístico y director artístico de la obra que Núñez de la Fuente escribió basándose en los diarios de viaje del cronista italiano Antonio Pigafetta.

"Es importante que se apoye a la música clásica y a las nuevas composiciones de opera porque solamente hay clásicos", destaca el español Lozano, alumno de Alfredo Kraus y Plácido Domingo, quien lleva más de dos décadas en Estados Unidos y ha actuado en escenarios de 25 países.

En los próximos meses, apunta el tenor, van a intentar que pueda llevarse a cabo una versión concierto, sin escenografía ni atrezzo, como ya se hizo en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz, España) en mayo de 2019.

Desde el puerto de esta ciudad gaditana, el 20 de septiembre de 1519, cinco navíos con casi 300 marinos comandados por Magallanes zarparon buscando un paso que confirmara la unión entre dos mundos y la redondez del globo terráqueo.

Una aventura que concluyó tres años después, el 6 de septiembre de 1522, cuando sólo una de las naves, la nao Victoria, regresó al mismo punto con los 18 únicos hombres que sobrevivieron, al mando de Juan Sebastián Elcano.

(c) Agencia EFE