Ángela Molina: “El amor materno es más grande que tú mismo, das tu vida por tu hijo"

Ángela Molina y Eduardo Casanova, pasión cinematográfica
Eduardo Casanova estrena 'La Piedad'

“Nunca olvidaré cuando entré en casa de Ángela Molina para explicarle el guión de la película. Ante todo, yo soy mitómano y fan. Me senté a esperarla y escuché a lo lejos cómo unos tacones pisaban el suelo y se acercaban a mí. Tenía taquicardias. Se sentó a mi lado y yo empecé a vomitar las ideas tan rápido para no molestarla demasiado tiempo. Hasta que de repente le conté algo muy personal de mi vida. Entonces ella me tomó la mano y me dijo: ‘Yo soy madre y lo entiendo todo’. Algo sucedió en mi corazón, me acababa de pasar algo muy fuerte con ella. Todavía me planteo si soy creyente, pero lo que sí pensé es que Ángela Molina es una religión”.

eduardo casanova y ángela molina
Eduardo lleva bodi de algodón de WOLFORD, pantalón de tejido gabardina de lana de ALEXANDER MCQUEEN, pendiente XL de metal de GUCCI y zapatos de piel de PRADA. Ángela lleva bodi de algodón de WOLFORD, pantalón de algodón y lino de CHLOÉ y boina de fieltro con cadena de GUCCI.Álvaro Gracia

Razón no le falta al actor, productor y director de cine Eduardo Casanova (Madrid, 1991). Ángela Molina es religión. Y así lo hace demostrar nada más llegar al plató para esta sesión de fotos. Risueña, alegre, bellísima... Por esta actriz, una de las más representativas de la Transición española, y de las intérpretes más brillantes del cine aquí y fuera de nuestras fronteras, parece no pasar los años. Nació también en Madrid, allá por 1955, y tras ser el rostro más apreciado por cineastas como Luis Buñuel o Manuel Gutiérrez Aragón, hoy llega hasta aquí bajo la batuta de Casanova, un joven director que también se sale de la norma, de lo establecido: sorprendente, paradójico, insólito... Pero la relación entre ellos trasciende la pantalla. “Eduardo te lleva donde le da la gana –asegura Molina–. Atraviesas con él un camino muy duro, la imagen te perturba demasiado, me sucedió con Pieles[su primera película], pero cuando lo descubres te enseña a amar a unosseres humanos de una manera queyo no habría podido imaginar”. Y esque en esta segunda película poco onada es usual. Casanova lo resume así: “La Piedad es una película deterror, un terror nada convencional,que habla de la relación más tóxica posible entre una madre y un hijo, estableciendo un paralelismo entre una dictadura y su pueblo, en concreto la dictadura de Corea del Norte. Todes hemos estado en una relación tóxica, da igual si ha sido con una pareja, un amigo o nuestra propia familia”.

La palabra ‘Dictadura’ es una de las primeras que se extrae de esta charla y Ángela no espera a responder: “Yo no creo que la dictadura sea una sobreproducción, pues nadie te puede imponer nada, nadie. Más que un paraguas de protección, que hace un símil con la familia, en esta cinta se retratan seres únicos. La madre [Libertad, Lily, interpretada por Ángela] y el hijo [Mateo, interpretado por Manel Llunell] tienen una unión y un amor tan poderoso, y tan tóxico, que para no herirse lo separa de la realidad y crea otra muy distinta. Se autodestruyen porque se encuentran con algo que es la enfermedad, el cáncer, y no saben vivirlo. Es un amor enfermo y al amor hay que entenderlo, hay que acompañarlo bien, porque si quieres de una manera egoísta le quitas la confianza en su propia libertad al otro ser, lo haces desprotegido, temeroso y el amor necesita alas...”. Pero a veces, muchas veces, el amor es tóxico, incluso en la familia: “El amor materno es más grande que tú mismo, das tu vida por tu hijo. El amor a los hijos es como una ópera, más poderoso que la vida, más que la muerte y más que nada. Y esto es muy difícil de gestionar. Mis hijos [Ángela es madre de cinco] son personas que adoro y siempre he confiado en ellos y así se lo he hecho saber. Ellos han agradecido tanto que les dé alas que al final yo me siento bendecida”.

eduardo casanova y ángela molina
Ángela lleva chaqueta y pantalón, ambos de lana, y camisa de seda de EMPORIO ARMANI. Eduardo, jersey de lana y cashmere de FENDI y pantalón de lana de ALEXANDER MCQUEEN.Álvaro Gracia

Se continúan los flashes en plató de las tomas entre Eduardo y Ángela. Se podría pensar que es casi una relación entre madre e hijo. Una escultórica y antónima piedad, porque aquí no son llantos y aflicción, sino risas, abrazos y diversión. “Es una película –continúa Casanova– llena de contradicciones porque habla de las emociones. Hay exceso de amor y la cinta es excesiva en lo demás, en su propuesta de vestuario, en el maquillaje, en la fotografía [La Piedad ha sido nominada a tres Premios Goya: Dirección de Arte, Diseño de Vestuario y Mejor Maquillaje y Peluquería], pero, al contrario de mis otros trabajos, esta película se va desprendiendo poco a poco de esa cosa tan formal, tan estética en mí para ir caminando hacia un lugar más realista. No es en absoluto una película biográfica, pero sí es el desprendimiento de muchas cosas, de muchas mochilas, del rosa... Es una despedida, marca un punto y aparte en mi carrera. Pero yo sigo teniendo pánico a la libertad, y espero estar siempre rodeado de personas como Ángela...”.

“¿Sabes por qué tienes pánico a la libertad, Edu? ¡Porque eres libre!”, exclama Molina. The End.

Estilismo: CRISTINA TERRÓN