Álvaro de Marichalar continúa su aventura, contra viento y marea

HOLA.COM

El pasado jueves, 7 de noviembre, Álvaro de Marichalar comenzó la segunda etapa de su última aventura: la vuelta al mundo en moto de agua. El explorador navarro inició el viaje desde el Yacht Club de Mónaco, a bordo de su Numancia –el nombre con el que ha bautizado a su moto acuática-, y puso rumbo a Marsella.

Pero antes de partir, habló de su reto, que no sólo busca rendir homenaje a la Primera Vuelta al Mundo que realizaron Magallanes y Elcano hace 500 años, sino también “promover el descubrimiento y la aventura que enriquecen el conocimiento del hombre sobre el medio marino”.

“Nuestros océanos cubren el 70% del planeta, por lo que es vital que los conozcamos, los respetemos y los queramos. Esta expedición sirve para honrar a todos esos hombres y mujeres que se sacrificaron para mejorar el esfuerzo científico, el conocimiento que tenemos de nuestro mundo”, explicaba.

En el club monegasco, le aguardaba un grupo de personas que se acercaron para despedirle y animarle en esta segunda etapa. Entre ellos, se encontraba Monseñor Michel Ange, de la Capilla de Carmes, quien realizó una bendición para protegerle en este viaje.

Entre aplausos, Álvaro de Marichalar volvió a emprender su periplo. Una dura travesía marcada por la tormenta y el frío.

Aunque reconoce que navegando solo en una embarcación como su moto de agua, el miedo preside en la oscuridad, también hay ilusión. “En la mar, como en la vida, siempre debe vencer la ilusión, arropada por la pasión, la motivación, la determinación y la fe”, detalla.

Tras 16 horas surcando el mar, llegó a las 4 de la madrugada a Marsella, donde permanece, a la espera de que mejore el tiempo para poder seguir con su viaje. 

“Sigo en Marsella sin poder moverme por la meteorología adversa. Proseguiré el miércoles o jueves”, informaba en su cuenta de Twitter.

Barcelona será su próxima parada.

Loading the player...