Ácido hialurónico: seis cosas que no deberías hacer si te lo acabas de poner

inyeccion de acido hialuronico
No lo hagas si te has puesto ácido hialurónico getty

De todos los rellenos, el del ácido hialurónico es el más conocido y, seguramente, el más utilizado. De hecho, la consultora americana Grand View Research ha valorado el mercado mundial del ácido hialurónico en 8.900 millones de dólares y estima una tasa de crecimiento anual del 7,45% entre 2022 y 2030. ¿Una de las razones para semejante éxito? “El ácido hialurónico es una molécula que todos tenemos en la piel, lo que la hace más segura y tolerable”, afirma la dermatóloga Ana Molina, profesora de Dermatología en la Universidad Autónoma de Madrid.

De hecho, hasta los 25 años, la piel se repone con el ácido hialurónico presente en el cuerpo. “Pero pasada esa edad, los tejidos de la piel y el ciclo de reposición se vuelven más lentos. Es en ese momento cuando hay que empezar a aplicar un sérum o una crema hidratante con ácido hialurónico en tu rutina de cuidado facial para restablecer la barrera hidrolipídica cutánea", explica la doctora Mar Mira.

Ácido hialurónico en crema

Pero además de utilizarse como agente tópico, el ácido hialurónico también se inyecta en las capas de la piel. Y las redes sociales y famosas han dado todavía más popularidad a esta molécula que tiene grandes beneficios. “En España, el 50% de la población tiene la piel sensible, que tiende a ser más seca, y el ácido hialurónico es un ingrediente clave para poder mejorar este tipo de pieles deshidratadas", señala la doctora Mira.

Y es que como material infiltrado es donde despliega su verdadero potencial el ácido hialurónico, especialmente para conseguir dos objetivos. El ácido hialurónico infiltrado no reticulado o poco reticulado se usa, sobre todo, para aportar luminosidad e hidratación profunda. Y el segundo uso más habitual del ácido hialurónico infiltrado es como relleno muy reticulado para tratar arrugas y dar volumen. “Con las infiltraciones de ácido hialurónico logramos que el rostro esté hidratado, tonificado, luminoso, fresco y jugoso. De hecho, gracias a estos resultados, este principio activo ha sido nombrado como una de las principales tendencias de belleza de 2022”, apunta la doctora Ruiz del Cueto.

Tipos de ácido hialurónico inyectado

Ahora bien, antes de acercarte a una clínica con el objetivo de hidratarte los labios, minimizar las ojeras, dar volumen a la boca, realzar los pómulos o disimular las líneas de la frente, conviene, como señala el doctor Leo Cerrud, que conozcas un aspecto básico para cuando el especialista te hable de qué ácido hialurónico va a usar y, sobre todo, para que tengas capacidad de distinguir entre distintos tratamientos si vas a consultar varias clínicas. “El ácido hialurónico es una molécula con la habilidad de captar agua allí donde la pongas, pero se degrada con mucha facilidad, por lo cual es necesario protegerla de alguna manera para que su efecto dure más. Por eso se enrolla (reticula) sobre sí misma o se asocia con otras moléculas que la vuelven más resistente a la degradación constante. A eso nos referimos cuando hablamos de ácido hialurónico más o menos reticulado, es decir, más o menos enrollado sobre sí mismo, para definir, no sólo su duración, si no también su capacidad de aportar volumen. Cuanto más reticulado, más volumen aporta, más tarda el organismo en degradarlo y más dura el efecto. Los no reticulados y poco reticulados, aplicados a nivel superficial mediante la técnica de mesoterapia, aportan hidratación pero no volumen y suelen durar poco. Por otra parte, hay que tener en cuenta también a la hora de usar este inyectable la concentración de ácido y el peso molecular”, precisa el experto en medicina estética.

Prohibido si te acabas de infiltrar ácido hialurónico

Si es la primera vez que te pones ácido hialurónico, hay determinadas cuestiones que deberías tener en cuenta para evitar problemas. La doctora Gema Pérez Sevilla, experta en medicina estética facial, enumera las seis cosas que no deberías hacer si acabas de inyectarte ácido hialurónico.

  1. Nada de dormir boca abajo. Al menos durante las 48 primeras horas después de haberte inyectado el ácido hialurónico. “Puedes aplastar literalmente el tratamiento y migrar el ácido hialurónico a zonas indeseadas, además de que su proceso de reposo y curación se retrasará”, apunta la experta.

  2. Deja a un lado la cera. ¿Depilarte el bigote cuando acabas de ponerte ácido hialurónico en los labios? Haberlo pensado antes. Tendrás que esperar cinco o seis días antes de depilarte la zona, pues el tirón puede causar un auténtico desastre.

  3. Aléjate del sol. “Hay que evitar las temperaturas altas, el sol y todo agente externo caliente que pueda elevar la temperatura de la zona tratada, que precisamente necesitará todo lo contrario, el frío y el hielo serán tus mejores aliados”.

  4. Las manos, quietas. No te toques la zona en los días posteriores a la inyección de ácido hialurónico. “Es un error, ya que puedes deshacer el ácido hialurónico y complicar el tratamiento y, por tanto, que los resultados no sean los deseados”, finaliza la doctora.

  5. No uses radiofrecuencia. Si te acabas de rellenar el surco nasogeniano, por ejemplo, espérate para usar radiofrecuencia. ¿El motivo? “El calor puede favorecer la reabsorción del ácido hialurónico”.

  6. Olvídate de los masajes. Tiempo habrá para que te den un masaje facial. "El masaje, en ocasiones, puede ser muy agresivo y, en uno de los movimientos fuertes, movilizar el ácido hialurónico a una zona que no sea la correcta”, advierte la doctora.