Àlex Brendemühl: Los gobiernos no son conscientes de la utilidad de la cultura

Agencia EFE
·4 min de lectura

Barcelona, 16 feb (EFE).- El actor Àlex Brendemühl, nominado a los Premios Gaudí por su interpretación en "La ofrenda", considera que los gobiernos "no son aún conscientes de la utilidad que tiene la cultura" y piensa que aún se podría hacer "mucho más" para apoyar al sector.

En una entrevista con Efe, el actor afirma que, en un momento de confusión como el que se vive a raíz de la pandemia de la covid-19, la cultura es "una manera de superar muchos males endémicos de la sociedad" y "uno de los caminos para mantener el espíritu de las personas alto, crítico y vibrante".

Por este motivo, opina que tener a la gente "deprimida, triste, inculta, encerrada en casa y sin acceso a la cultura" es un "arma muy poderosa" que tienen las instituciones para mantener a la sociedad "anestesiada y sin capacidad de razonar".

Àlex Brendemühl (Barcelona, 1972) ha sido nominado en la categoría de mejor actor protagonista en los Premios Gaudí por su papel de Jan en “La ofrenda”, película dirigida por Ventura Durall (2020).

Ganador del galardón en 2010 por su interpretación en "Las dos vidas de Andrés Rabadán", Brendemühl declara que sigue "con la misma pasión por lo que hace" y "teniendo el mismo rigor" porque ese reconocimiento fue por su trabajo pasado.

"Se tiene que ser siempre humilde con el trabajo y después continuar, porque después viene otra cosa. No puedes vivir de rentas de lo que has hecho en el pasado", declara.

El actor valora su tercera nominación a los galardones como "un premio a una constancia" y a "una continuidad en mi trabajo", y asegura que no esperaba este reconocimiento porque su personaje "ha optado por una opción en la vida que es cuestionable" y, por eso, "no cae necesariamente bien".

Define a Jan como "alguien que se ha propuesto cambiar el mundo ayudando a que la gente no sufra tanto", gracias a su trabajo en Ulises, empresa que se encarga de cumplir el último deseo de las personas antes de su muerte, y como "alguien que ha decidido arreglar las cosas que había dañado en su juventud y que va hasta las últimas consecuencias", lo que le convierte en un personaje "difícil de seguir".

Brendemühl expande la complejidad de los personajes a sus compañeras de reparto, Anna Alarcón y Verónica Echegui, ya que la obra está inspirada en "La Odisea", el clásico de Homero, tomando como base el triángulo amoroso que se establece entre Ulises, su esposa, Penélope, y la ninfa Calipso, y culminando con el regreso final del héroe a casa.

"Eran personajes que, de algún modo, no son de este mundo, están fuera de la realidad, fuera de las convenciones, y era difícil acercarse a su proceso psicológico", comenta el actor catalán.

"La ofrenda" es, para Brendemühl, "una lección de maneras diferentes de enfrentarse a la muerte, a la pasión, al perdón, al deseo y a la necesidad de ser comprendidos por el otro, de ser entendidos y aceptados a pesar de las propias debilidades y carencias".

En este 'thriller' pasional, Jan vive atormentado por su pasado y obsesionado por su expareja, Violeta, a quien abandonó sin darle explicaciones después de una noche de pasión, cuando estaba embarazada.

"El pasado, cuando no lo has cerrado bien, siempre regresa", reflexiona el actor, quien añade: "si no eres capaz de enfrentarte al pasado, no podrás ser feliz, no podrás adquirir un equilibrio contigo mismo".

Brendemühl también valora la situación actual de la cultura con las restricciones impuestas a raíz de la pandemia de la covid-19 y la califica de "una crisis más", pues "el cine siempre está en crisis".

No obstante, es optimista de cara al futuro de la cultura, "que está claro que no desaparecerá, sino que, quizás, irá cogiendo más fuerza".

"Se ha visto muy claramente que, en un momento de crisis, la cultura es una herramienta que ayuda a las personas a sentirse cerca, a entender el mundo, a debatirlo, a tener un espíritu crítico con el entorno, con las decisiones de los poderes que nos manipulan, a entender y a debatir la realidad y a disfrutar de la belleza y de las imágenes", reflexiona.

Àlex Brendemühl, quien se considera afortunado por su situación actual, se encuentra actualmente rodando "Desde la sombra", de Félix Viscarret; empezará a trabajar en breve en una producción de Cesc Gay y ya tiene "muchos proyectos" para la primavera y el verano.

"Francamente, no me puedo quejar, pero realmente es un momento extraño", concluye el actor barcelonés.

Sergi Peralta

(c) Agencia EFE