¿Quién es el mejor arquitecto del mundo?

Estamos ante uno de esos debates casi imposibles de resolver. Hablamos de una disciplina con alto componente estético y ya se sabe que en cuestión de gustos es complicado llegar a un acuerdo. En todo caso, también existen elementos objetivos que permiten orientarse. Por ejemplo, el prestigioso Premio Pritziker, internacionalmente considerado como el equivalente al Nobel de arquitectura.

                                                                                                                                       El chino Wang Shu, de 48 años, ha sido el ganador del último Pritzker, un premio en cuyo palmarés ganan por goleada los profesionales del mundo occidental (especialmente los anglosajones). Shu se ha metido en la élite gracias a una línea de trabajo en la que confluyen tradición y modernidad. Entre sus obras suelen destacarse los apartamentos verticales Courtyard, la Academia China de Arte y el Museo de Historia de Ningbo. Curiosamente, solo ha trabajado en su país. Dirige con su mujer un estudio de arquitectura amateur. Destaca su consideración por el medio ambiente y la economía de materiales. ¿Una prueba? La decisión de aprovechar dos millones de tejas procedentes de demoliciones de casas tradicionales para cubrir el techo de varios edificios del campus de Hangzhou. Parece un enfoque perfecto para la crisis.

Nombres clásicos

Si echamos un vistazo a la lista de galardonados en el pasado, encontramos los tótems respetados por todos los especialistas. Por ejemplo, Sir Norman Foster, creador del Millenium Bridge de Londres  o de la próxima remodelación del Camp Nou en Barcelona. Obtuvo el premio en la edición de 1999. Otro destacado en Jean Nouvel, connocido en España por la Torre Agbar o la ampliación del Museo de arte contemporáneo Reina Sofía.  Tampoco podemos olvidar a un pesado como Frank Gehry, cuyo trabajo en el Museo Guggenheim de Bilbao provocó un "efecto contagio" por el que decenas de ciudades europeas se animaron a invertir en centros de arte como gancho para atraer turistas. El tercer inevitable es Rem Kolhass, creador entre otros de la alabada Casa de la Música de Oporto.

Más aspirantes

¿Hay alguna mujer entre los candidatos a mejor arquitecto del mundo? La mejor colocada es Zaha Hadid, británica de origen Iraní que realizó el puente de la Expo de Zaragoza o el centro de arte contemporáneo de Cincinatti, en Estados Unidos. ¿El español más destacable? Sin duda Rafael Moneo, autor del Kursaal de San Sebastián y de la ampliación del museo del Prado. Ganó el Pritziker en 1996. Entre los más veteranos, destaca el brasileño Óscar Niemeyer, autor de la catedral de Brasilia y de un sofisticado centro de arte en Avilés. A sus 104 años sigue trabajando en su estudio.